14 de abril de 2011

Caminé siete kilómetros por ti

Pues sigo jugando todos los miércoles en los Diablos Azules a improvisar relatos. Esta vez la frase propuesta era "Caminé siete kilómetros por ti" y me quedé a las puertas de la gloria. Os recomiendo a los madrileños que algún día os paséis porque es muy divertido.
Y antes de pasar al relato propiamente dicho... ¡¡¡SALUD Y REPÚBLICA!!!


Aún hoy porfías. Todavía no he conseguido convencerte de que te quiero.
                Cuando nos conocimos por internet te advertí de que uno de los requisitos imprescindibles es que vivieras en mi barrio. No tengo carné de conducir y jamás cojo el transporte público. Reconociste dónde vivías con temor. Lo noté en tu manera vacilante de teclear, cuando, generalmente, parecías una pianista disfrutando de las agilidades.
                Dudé, nunca te lo negué. Pero la intuición forjada a golpe de horas de chat me decía que merecía la pena conocerte. Rompí mi propia norma y caminé siete kilómetros por ti.
                Llegué a tu casa exhausto. No había caminado tanto desde aquel domingo que me empeñé en comer con pan y se me había olvidado que había huelga de panaderos. El primer esquirol trabajaba muy cerquita de tu casa.
                Saliste a recibirme con la silla de ruedas para las visitas. Yo, impulsivo, salí de casa con las muletas de a diario.
                Tal y como llegué, me quedé. Llevamos cinco años viviendo juntos y aún hoy dudas que te quiera. Todavía piensas que sigo aquí porque mi casa está a siete kilómetros.

8 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Es como el anverso (¿o reverso?) del de la semana pasada. Una historia tan dolorosa, pero a la vez que produce tantísima ternura.
Da igual todo, hasta cómo se escriba o se disfrace. El amor mueve montañas. Ta, claro.

Mayte Sánchez Sempere dijo...

Me encanta.

Abrazo.

Elèna Casero dijo...

Estás hecho un cuentista. Es tan tierno el relato. Camina lo que tengas que caminar pero escribe.

Un abrazo

Mita dijo...

Es muy bonito...:)

Expediente X dijo...

En un 14 de abril,
más que nunca,
saludos zurdos >_-
Mariano.

k dijo...

?
¿ Y ke ha pasado?
Desarrolla cierta tendencia a caer en largos silencios (¿cavilosos?) como si estuviera sosteniendo diálogos interiores con lo que espera ser narrado.
¡Ándele!
¡Escribe , Maga!

eigual dijo...

Jolin Mariano, es que me dejas siempre boquiabierta...

Nunca te digo nada, y es por eso, sin palabras me dejas.

Felicidades por estos magnificos microrelatos que me encantan.

De mayor, sin dudar, quiero ser como tú.

Un abrazo.

el 69 e coxonudo dijo...

lala..¡ Vaya parón!
D. Mariano, me parece que se le ha olvidado que el mejor fertilizante para la escritura es usarla a diario o a menudo.