24 de diciembre de 2010

A mi oreja zurda

Soy un desagradecido, lo sé. Amante como soy del buen café, debería disfrutar de ese sonido de cafetera a punto de subir del todo. Pero preferiría un cine mudo sin piano, me conformaría con el aroma acompañando a la imagen del vapor.
Debería dar las gracias por disfrutar de una suave marea constante tan cerca. No en vano su ir y venir no habrá generado menos versos que el cimbrear de una llama o los temblores previos a la erupción de un volcán durmiente. Más todavía si la marea acude de noche, tejiendo en exclusiva para mí una metáfora perfecta, espumando las crestas de las arrugas de la almohada.
Debería agradecer también sentir tan cerca el latido del corazón, ese antónimo de muerte, rítmico como la tranquilidad o arrítmico como un augurio.
Hay días como los últimos, que la cafetera, la marea, los latidos se reúnen en mi oreja zurda. Convocan también a un buque a punto de partir y a un bombardero a punto de aterrizar.
Por el día actúan de filtro, convirtiéndolo todo el ruido, subiendo el nivel de la confusión y rebajando el volumen de las palabras. Al menos me obligan a fijarme más en tus labios.
Por la noche violan el silencio. Mi pacto es sencillo, les dejo todo el protagonismo sin protestar hasta que se van cansando y se retiran a los camerinos.
En días como estos prefiero que no baje del cielo ningún dios juguetón ofreciéndome elegir entre una vida de absoluto silencio o la perennidad de esta mezcla de música y ruido, porque sinceramente no sabría qué elegir.
Sólo hay dos cosas que no me querría perder por nada del mundo: tu voz y poder cantar.
(Grabación en directo del último concierto de mi coro. Obra de Francis Poulenc compuesta para hombres e interpretada por los actuales integrantes del coro y por antiguos miembros del mismo.)

14 comentarios:

Belén dijo...

Pues mira, que te voy a dar besos en toditos tus rincones...menos a esa oreja zurda ea!

Alena.Collar dijo...

Entiendo.
Y comparto.
Y si sirve mando beso.

Jorge Arbenz dijo...

Consuélate pensando que te da un toque de genio torturado...ya, que no sirve ¿ verdad? Bueno, pues consuélate pensando que eres gran tipo, porque es verdad.

Wen dijo...

Siguiendo con lo que dice Jorge, con su permiso claro; Sí que lo eres, de los que hacen falta pero hay pocos.
Un abracito :)

Alena.Collar dijo...

Me apunto a esas dos opiniones, con permiso de Jorge y Wen.

Amando Carabias María dijo...

No en carne propia, pero sí en carne muy próxima (la de mi madre, no entendamos mal) sé lo que puede llegar a significar semejante tortura. Y como lo sé me doy cuenta de lo inteligente de las soluciones, aunque a veces tarden en dar resultado.

Mita dijo...

Gracias por la grabación!!
Kuss

Irreverens dijo...

¡ánimo, rey!
:)

Besazos en la zurda.

Lluïsa dijo...

Hacía tiempo que no entraba en tu blog, me alegro de comprobar que sigues siendo como te recordaba.
Gracias por ofrecernos esta grabación del coro y por tus palabras tan bonitas sobre las dos cosas que no quisieras nunca perder.
Feliz Año 2011 para todos!

Manuel Sánchez Acero dijo...

Mariano zurdo, paso a desearte un feliz año nuevo colega ;)

Un abrazo fuerte,
Manu UC.

Elèna Casero dijo...

Mi querido Mariano. Comprendo la tortura pero también la satisfacción de escuchar lo que estoy escuchando.

Es realmente precioso. Y eso, lo de la música, sí que lo entiendo bastante bien.

Un abrazo y muchos besos.

Espero que este año sea el tuyo como escritor.

lidia dijo...

El ruido aquí, es pura poesía...la tuya...y el cómo extraerle hermosura a la vida, de todos los huecos que parecen oscuros.

Feliz Año nuevo, guapo¡¡¡ Otra vez estoy de lío. Pero te mando un beso gigante.

alena.collar dijo...

Con permiso:
A estas alturas ( siete de enero) lo que a mí me parece es que eres pelín vago.
Que se están acabando las cervezas en el blog, coñe, y no las repones...

Anónimo dijo...

Te entiendo perfectamente: sufro de otosclerosis...Míralo por el lado positivo: tú no te vas a kedar embarazado ;)( Se pierde mucha oreja en los embarazos )

Te acostumbras a los jodidos tinnitus nocturnos...¡K REMEDIO!



P.D.: Quería pedirte perdón por una afirmación k hice de tí en el nilibreniocupado hace tiempo...Estaba enfadada con Simpulso pero nunca debí hablar así de tí...Saludets...

Núria.