25 de septiembre de 2012

Cuestión de modas


Decidí suicidarme de la manera más fantástica posible para convertirme en protagonista del mejor microrrelato de la historia, pero llegó un desaprensivo y me utilizó como personaje secundario para comenzar la trama de su próxima novela negra.

2 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Pero lo mismo el papel dura más tiempo. No sé, yo lo valoraría.
Muy bueno, por cierto.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Malditas mayorías, y su prepotencia para imponer gustos. ;-)

Un saludo.