19 de octubre de 2011

Ópera funesta


Al terminar el aria más exigente jamás cantada, el tenor cayó desplomado al foso de la orquesta, ante la sorpresa del público que pasó de la ovación cerrada al silencio profundo en menos de un segundo.
                El informe del forense no dejaba lugar a las dudas: «Fallecimiento por aplastamiento cervical».
                La familia de la viola muerta ha emprendido acciones legales contra los herederos del compositor de tan funesta ópera.

4 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Hay que tener cuidado con las genialidades

Mita dijo...

Pobre Viola, pobre tenor...qué funesto todo!!! Vístámonos de negro.

Irreverens dijo...

Y ojito, que hay por ahí suelto algún tenor que no es precisamente peso pluma...
XD

Miguel Baquero dijo...

Jejeje... ¿será posible que me esté riendo yo aquí solo¿ Y mira que se veía venir, pero qué bien contado esta, jejejeje