4 de octubre de 2011

Historias otorrinolaringológicas


Por no aburrir, creo que ya lo he contado quinientas veces, tengo una hipoacusia mixta irreversible con acúfenos en el oído izquierdo. Lo que viene siendo que estoy sorderas de la zurda, que no tiene solución y que encima tengo ruidos.
Tranquilos, que entre el psicólogo y mi confesor lo tengo más que superado.
El caso es que como se trata de una enfermedad crónica sin posible tratamiento quirúrgico, pues me derivaron del Hospital de la Paz (estupendos médicos, desastre de gestión, incluido extravío de todo mi historial) al centro de especialidades.
Hete aquí que me presenté para la primera revisión en dicho centro y le tuve que contar al otorrino con pelos y señales todo mi historia clínica, historia que fue apuntando a manubrio en un papel. Papel que me dio para que yo custodiara en mi casa y lo trajera a las sucesivas visitas. Y obediente que es uno, así lo vengo haciendo. Cada vez que voy el otorrino vuelve a leer todo lo que ha escrito, obviamente cada vez hay más líneas que leer, y sigue apuntando las buenas nuevas, que en realidad es la constatación de que todo sigue igual.
Teniendo en cuenta que me hago revisiones cada seis meses y que esto es para toda la vida, he calculado que llegará un momento en que me pasaré toda la mañana en el otorrino, esperando a que termine de leerse todo lo que él ha ido apuntando a lo largo de los años.
Esta mañana me ha salido la vena de editor y le he propuesto que para el 2020 podríamos publicar todos sus apuntes sobre mi oído izquierdo. Tengo hasta el título: Historia de un silencio zurdo.
El otorrino ha apuntado en el historial mi propuesta y me ha pedido hora para el psiquiatra. Lejos de preocuparme, la noticia me ha fascinado. Si el psiquiatra es tan eficiente como el otorrino, para el 2025 podremos publicar también mi biografía.

10 comentarios:

Mariano Zurdo dijo...

Sí, amiguitos y amiguitas, como lo veis (o como lo oís), siglo XXI y el médico sin ordenador en el que quede reflejado un historial para él y para sucesivos médicos.
Esperanza, Esperanza, solo sabe bailar cha, cha, cha...

Los duelistas (videoblog de libros) dijo...

Oiga su post es relamente ingenioso. Siento lo de su media sordera, eso si

Los que mordieron el polvo dijo...

Y la que nos espera con Esperrancia...te lo dice una trabajadora sanitaria...


Salut (nunca mejor dicho)
Rosana A.

Alena. Collar dijo...

Mejor no digo ni palabrita teniendo en cuenta lo bien que lo pasamos los otorrinos y yo hasta junio del año en curso en que me piré de la SS ( hasta suena mal).
Los pacientes en Madrid en la SS son más bien peonzas en manos de una administración ruinosa.

Tropiezos y trapecios dijo...

Pues pregúntale a tu confesor si también se anima y con un poco de suerte para 2025 puedes sacar la trilogía zurda: cuerpo, mente y alma.

Un abrazo!

Ehse

Elena Casero dijo...

súsdelamorhermoso. Esas cosas que te pasan son para escribirlas, como has hecho ahora. Y para el 2030 cuando tengas todo controlado, me pido el mamotreto que vas a escribir.

Un abrazo. Yo también te quiero

Raul a q dijo...

Que buena entrada, amigo.
Menos mal que el protagonista lo toma con humor.
lo que me gustaría saber: si está escrito con letra de medico ¿Quien será el guapo que lo pase a limpio?
Un abrazo.

Belén dijo...

Que fuerte, Mariano... si te sirve de algo, eso del ordenador también da para muchas microhistorias... vamos, yo estoy por cargarlo en un disco duro extraíble y que se lo lleven los pacientes...

Besicos

Lucrecia dijo...

Bon... No desesperen . Con eso de que somos europeos y de que la globalización nos viste de uniforme por allá y por aquí , de aquí a nada disfrutaremos de otro tipo de Medicina que se perfila ya .
Dicen la de médico será una profesión más industrializada , menos artesanal.
El docotor del futuro trabajará en equipo y podrá delegar los asuntillos técnicos en escribidores y asistentes formados expresamente para liberarle de otra cosa que no sea escuchar al paciente , diagnosticar y dar su experta opinión.
Medicina Humanizada ,la han bautizado los que saben de esto más.
Ya no se necesitará estudiar 10 años para vacunar , realizar un electro , una audiometría o un scanner. El historial del paciente se guardará comprimido en casas de salud custodiadas por personal informático especializado y logicamente desaparecerán los cuadernillos que de seis en seis meses repetitivamente se van engordando.

Expediente X dijo...

Holaaaaaaaa Marianooooooo!!!! saludos zurdos jeje!!>_-