9 de febrero de 2010

Un pasito más

No sé si decir que casi “hace ya” o “hace sólo” dos años que escribí esta entrada. Y la razón de no poder decantarme por la rapidez o la espesura del tiempo es la misma, la cantidad de cosas que han pasado desde entonces.
Aquel día compartía con vosotros que abandonaba mi trabajo en el zulo para adentrarme en la aventura en la que ahora me hallo con el machete entre los dientes. Y con ello renuncié (y mira que no sabíamos la que se avecinaba…) a un trabajo indefinido, con un horario cómodo y un salario, digamos, digno.
Jamás me arrepiento de mis decisiones. Puedo lamentar unas cuantas de ellas, pero las asumo como propias, que es lo que son. Y, en concreto, no hay día que no celebre haber tomado ésta. Durante estos casi dos años de vida librera y editorial nos ha pasado de todo. Podríamos recurrir a la balanza como juez objetivo para dictaminar si ha merecido la pena, pero yo soy más de expectativas futuras que de fustigarme por lo negativo y subirme al pedestal de los éxitos.
Lo que sí que es cierto, es que hemos ido dando pasos (pasitos), muchos de ellos inesperados aun deseados. La librería se consolida muy despacio, tan despacio que a veces puede dar la impresión contraria (más a nosotros que a vosotros). La editorial se está abriendo hueco, gracias sobre todo al trabajo de los escritores y a la cogida de los lectores. Quién nos iba a decir que a estas alturas tendríamos ya diez títulos en el mercado y que ya están en capilla en undécimo y el duodécimo. Quién nos iba a decir que uno de los libros lo presentaría Juan Cruz (director adjunto de El País) y otro Arsenio Escolar (director del diario 20minutos).
Ahora damos otro pasito más, y presentamos el libro Estampaciones en una de las librerías más prestigiosas de Madrid, la Rafael Alberti. Y es un pasito más porque supone el reconocimiento de una labor bien hecha, pero lo que es mejor, el reconocimiento de que nuestros autores y sus obras merecen ese y otros espacios para darse a conocer, cosa tan poco común que no se suele dar.
Y no es una cuestión de querer aparecer en los papeles o en determinados escenarios. Creedme que no es un objetivo que nos hayamos marcado, pero, qué carajo, hace ilusión.
El que me conozca bien sabrá que no soy nada mitómano ni, más allá de mi ateísmo, idólatra. Es más, tiendo a desmitificar, a buscar fallas en esas personas que concitan tal entusiasmo. Quizás por ese punto de rebeldía que tengo. Seguro, por esos resquicios del sentimiento de inferioridad que aún no me he podido quitar, como esa leve sombra de caspa que ningún champú lograr evitar.
Esta tendencia a la desmitificación no es incompatible con la admiración, desde luego. Tampoco soy envidioso, la verdad. Los logros de los demás o suponen alegrías o retos para mí.
Resumiendo esta larga e innecesaria introducción, de las más largas que yo recuerdo, que quién me iba a decir a mí, hace apenas dos años (ahora sí “apenas”) que iba a presentar el libro de Alena Collar en la librería Rafael Alberti de Madrid. Y que eso, que será un placer compartirlo con aquel que se quiera pasar. Será el jueves 11 de febrero a las 19 horas.
Y aunque lo he disimulado muy bien con esta entrada (de nuevo autobombística y prometo no abusar), el protagonista no soy yo, sino, en este caso, la escritora y su obra.


17 comentarios:

Alena.Collar dijo...

La autora está sumamente orgullosa de haber sido editada y publicada por Policarbonados. Creo que ggracias a la seriedad y la calidad de la Editorial se está haciendo un hueco en el mundo de las letras; y pertenecer a su lista de autores/as es un orgullo.
Para mí es también una alegría presentar en un espacio tan representativo de la cultura en Madrid, con tanta historia a sus espaldas. Y una ilusión hacerlo acompañada de la gente que bien me quiere.
Gracias a Policarbonados por seguir intentando cumplir retos.

Amando Carabias María dijo...

Una vez leído al editor y a la escritora, uno de los lectorcillos tiene que decir que el camino que se anda con sosiego, con determinación y sabiendo a dónde se quiere ir se disfruta mucho más. Que casi no importa a dónde se llega, sino que lo que realmente satisface es degustar el propio camino.
Tuve el honor de compartir con otros tantos la presentación de este maravilloso libro en La Clandestina, y ahí (lo digo para quien no le conozca en persona) supe que es verdad que el señor librero y editor se alegra por los éxitos de sus amigos.
Siento no acercarme pasado mañana por allí, pero estaré con vosotros de corazón.
Un abrazo y un beso.

leo dijo...

Es un gusto que poco a poco os vayais abriendo camino. No voy a poder ir, pero espero que sepas que me encantaría.
Suerteeee.

Paula dijo...

¡Mis felicitaciones a la autora y al equipo editorial!

Es curioso... El año pasado estuve viviendo en Madrid, en la calle Benito Gutiérrez, y cada día pasaba varias veces por esa librería. Me abstuve de entrar a menudo por la tentación que suponía para mi demacrado bolsillo (aunque de vez en cuando me daba un garbeo por la cuesta de Moyano). Si mi vida no hubiese cambiado drásticamente, ahora seguiría viviendo allí, y vería cada día los carteles anunciando la presentación del libro (a la que asistiría encantada).

Lo cierto es que me da pena no haber conocido antes tu blog. Ahora cada vez que leo cosas sobre La Clandestina me da una pena no haberla conocido... (ni que fuera una señora fenecida, oiga).

No sé resumir (pero bueno, hacía tiempo que no comentaba, así que...:D): todo esto es para decir que me alegro mucho de que os esté yendo bien ese proyecto arriesgado que iniciasteis hace dos años, y que sea por muchos más.

Abrazos,
Paula

Carlos Añejo dijo...

¿Dos años ya?... ¡Cómo pasa el tiempo!... Recuerdo esa entrada perfectamente. La recuerdo porque, siendo sincero, yo pensaba que lo vuestro con la librería y la editorial no era más que sueños. Sueños de esos que todos tenemos, de los que todos hablamos, pero que al final no tenemos cojones de cumplir. O fuerzas. O qué sé yo...

Pero me equivoqué. Vaya si me equivoqué. Y me alegré mucho por mi error.

Como pitoniso no tengo precio.

No creo que pueda pasarme, pero aquí y ahora le deseo mucha suerte a Alena con la presentación del libro.

Odiseo de Saturnalia dijo...

El jueves habré leído al editor, a la editora, y a quién da el nombre al local...

Raquel dijo...

Me encanta todo vuestro recorrido y me alegro muchísimo de cada logro. Enhorabuena por todo el trabajazo.

Belén dijo...

Lastima que no pueda ir, pero sabeís que me encanta todo lo que os alegre!

Besicos

Mita dijo...

Enhorabuena. Mis mejores deseos para ese futuro al que siempre miras.
Muac!

mi nombre es alma dijo...

Un placer sería estar allí.

Disfrutadlo.

estilografic.blog dijo...

Felicidades a la autora porque el libro es estupendo. Y felicidades a los editores por lo estupendo que es el libro. Por no repetirme, más que nada.

Voy un poco justo, pero a ver si puedo pasarme...

Loli dijo...

Ante todo te felicito por tu decisión.Tienta mucho el sueldo fijo, pero a veces hace que la vida se vuelva gris. Con tu desición tal vez tengas que agudizar más el ingenio pero nada mejor que dedicarse a lo que a uno le gusta. "El mundo es de los arriesgados"

Un abrazo y mis más sinceras felicitaciones por este nuevo libro.

L;)

carmela dijo...

Me encantaría estar allí, como no puedo, te mando mis mas sinceras felicitaciones Alena. Y a ti editor te digo que hiciste lo mejor del mundo cambiar la vida gris y aburrida por el colorido de la creatividad, además gracias a eso somos hoy protagonistas de una aventura "Que nos lean" ¡Gracias Mariano!

Wen dijo...

Espero que haya ido muy bien ! Y que os lo hayáis pasado guay :) A buenas me entero yo

Irreverens dijo...

¡Qué guay, Zurdito!
:D

Me alegro mogollón.

Jo, a ver qué día freno un poco y os hago un pedidito.

Mita dijo...

Atletiiiiiiiiiiii
Atletiiiiiiiiiiiiiiii
ajajja. Eso,un pasito más

Beatriz Ruiz dijo...

De lo que yo conozco... eres un ser humano de los pies a la cabeza... integro, inteligente y cariñoso... así las cosas, difícilmente algo te podrá ir mal...

Me encanto saludarte en la presentación de Estampaciones... pena mía no estar más por los madriles...