11 de junio de 2009

La Clandestina

Advertencia: prepárense para leer una entrada que optaría sin problemas al título honorífico de “la entrada más sensiblera y moña de toda la blogosfera”. Que luego nadie se queje si continúa leyendo y se le pone cara de Mimosín cayéndose sobre las mullidas toallas.


Durante el último año he intentado hablar muy poco de la Clandestina y de Editores Policarbonados en este blog, y casi siempre que lo he hecho ha sido o para dar las gracias por el apoyo recibido o para hacerme de eco de algo que para mí era importante. Decidí que este no podía ser un espacio publicitario de la librería, por mucho que sea el sitio en el que más horas paso al día y origen de muchos de mis desvelos y de no pocas alegrías.
Pero dejadme que rompa mi propia norma, nunca dije que fuera coherente, para hablar por una vez de la Clandestina y sólo de la Clandestina (y entiéndase que a partir de ahora hablo por igual de la librería y de la editorial, que escribir policarbonados cien veces tiene su aquel…). Creo que la ocasión lo merece. Este sábado celebramos el primer aniversario de la librería (en realidad es el domingo 14, pero tampoco era plan de ponernos estrictos con las fechas).
Un año puede parecer mucho o poco, según lo que haya transcurrido en medio. A mí, directamente este año me parece imposible. Imposible porque a uno le cuesta asumir que realmente está consiguiendo llevar a cabo un sueño. E imposible porque montar una librería siempre es una locura, pero que te pille una megacrisis en los comienzos es directamente un suicidio. O lo era, porque nosotros hemos conseguido hacer toda suerte de equilibrios sin tener que saltar de momento al abismo.
Ha sido un año increíble (entendiendo increíble como un abanico circular), lleno de alegrías, de sorpresas, de momentos muy duros… A quien nos pregunta qué tal nos va, siempre le decimos que muy bien. Y se lo decimos porque es cierto, porque hemos cumplido nuestros objetivos con creces. La parte económicofinanciera es esencial, pero por mucho que nos cueste aceptarlo, es algo desgraciadamente ajeno a nosotros en este momento, que tendrá solución; o no. El éxito económico es sólo una de las maneras de sopesar el éxito global, y en este caso, yo opto por otro tipo de éxitos.
Reflexiono estos días sobre muchas cosas, entre otras, qué ha supuesto para mí esta nueva vida de pequeño empresario, socio, librero y editor.

La Clandestina me ha enfrentado con mi lado más emprendedor, ese que no es que tuviera oculto, sino que pensé que no tenía. Me ha ayudado a perder muchos miedos absurdos, de esos que nos acompañan como una mala sombra. Me ha sacado otros, me ha enseñado carencias que tendré que subsanar. Y me ha ayudado a utilizar herramientas que tenía olvidadas.

La Clandestina me ha acercado aún más a la literatura. Es cierto que por el momento me quita tiempo para escribir, la parte de la literatura que más me gusta, pero el balance en este sentido no puede ser más positivo. Siempre soñé con tener una librería. Y el añadido de poder editar libros, de poder hacerlo con tiempo y cariño, es impagable. Como impagable es poder estar en contacto con escritores, editores y lectores que adoran la literatura tanto o más que yo. Es muy bonito decir que la vida es aprender todos los días, pero mejor es aún no tener que decirlo porque uno lo vive como algo cotidiano.

La Clandestina me ha permitido conocer a muchas personas interesantes. No diré nombres porque no se trata de eso. La librería se ha convertido en un punto de encuentro que ha posibilitado que conociera a mucha gente con la que sólo tenía contacto virtual. Y lo que es aún mejor, que se hayan conocido también entre ellos. También he hecho nuevos amigos a raíz de la librería, que empezaron como clientes y ahora son las dos cosas, clientes y amigos.

La Clandestina, y eso es lo peor, también le ha robado tiempo y cariño a la gente que más quiero. Sobre todo, más que el robo de nada, lo que más siento es que hayan tenido que aguantar mi mal humor, mis nervios, un estado de ánimo con picos de sierra, cuando yo suelo ser un tipo bastante estable. Sólo espero estar a tiempo de resarcirles, que no se quede nadie por el camino.

Hablo en singular porque no me gusta hablar por boca de nadie, pero todo lo que he vivido ha sido en plural, y eso lo ha hecho aún más maravilloso. Gracias a Carlos y a Shara, mis dos socios y sin embargo amigos. Y a Marisa, la cuarta pata indispensable de todo este tinglado. Y gracias también a Daniela, que está posibilitando que no abandone la escritura.
Y gracias a todos vosotros por el cariño y el apoyo que estamos recibiendo.
Y ya sabéis, la cita para celebrar este primer año es el sábado 13 a partir de las 19 horas. Sabemos que no podréis venir muchos de vosotros, pero estaréis de una u otra manera.
Un abrazo zurdo para todos y para todas y besitos/azos

27 comentarios:

leo dijo...

NO podré asistir,y créeme que lo lamento muchísimo.
Otra vez será.
Un beso clandestino, policarbonado de vocación, literario por obligación.

Alena.Collar dijo...

Y ahora yo saco el klenex, me sueno los moquitos, me enjugo la lagrimita, suspiro, digo lo de "snif"...
Joer, Zurdo...esto no se pone a estas horas, cuando la noche es tan noche, y todo es posible...
Pues verás; verás lo que te digo:
Algunos/as soñábamos con que algún día en Madrid existiera un lugar como éste tuyo/vuestro. Sí. Un lugar que, además de ser una librería, fuera un espacio abierto, plural, de cultura, y de Amistad, un lugar de encuentro para locos, soñadores, artistas y poetas donde nadie nos dijera qué teníamos que decir o escribir para ser políticamente correctos.
Estábamos hartos de ser tan correctos y tan políticos...
Vosotros/tú, nos habéis dado sueños.

¿Crees que es poco que te devuelvan la capacidad de soñar?...

Zurdo, cuando pasen los años, cuando la Clandestina sea un lugar de Referencia en Madrid ( y empieza a serlo para muchos), cuando esos "sobresaltos" no sean más que leves accidentes en vuestro camino seguro, será un orgullo para muchísimos de nosotros/as haber estado en los inicios compartiendo tantas esperanzas. Como es un orgullo ahora compartir sueños y el día a día.

FELICIDADES CLANDESTINAS.
Y UN ABRAZO ZURDÍSIMO.

Alena.Collar dijo...

Y ahora yo saco el klenex, me sueno los moquitos, me enjugo la lagrimita, suspiro, digo lo de "snif"...
Joer, Zurdo...esto no se pone a estas horas, cuando la noche es tan noche, y todo es posible...
Pues verás; verás lo que te digo:
Algunos/as soñábamos con que algún día en Madrid existiera un lugar como éste tuyo/vuestro. Sí. Un lugar que, además de ser una librería, fuera un espacio abierto, plural, de cultura, y de Amistad, un lugar de encuentro para locos, soñadores, artistas y poetas donde nadie nos dijera qué teníamos que decir o escribir para ser políticamente correctos.
Estábamos hartos de ser tan correctos y tan políticos...
Vosotros/tú, nos habéis dado sueños.

¿Crees que es poco que te devuelvan la capacidad de soñar?...

Zurdo, cuando pasen los años, cuando la Clandestina sea un lugar de Referencia en Madrid ( y empieza a serlo para muchos), cuando esos "sobresaltos" no sean más que leves accidentes en vuestro camino seguro, será un orgullo para muchísimos de nosotros/as haber estado en los inicios compartiendo tantas esperanzas. Como es un orgullo ahora compartir sueños y el día a día.

FELICIDADES CLANDESTINAS.
Y UN ABRAZO ZURDÍSIMO.

maite dijo...

un abrazo Mariano!!!

David dijo...

Pues si que ha quedado sensiblera y moña... hasta un pelin ñoña si me apuras...
Pero bueno ya lo avisabas al principio. ¿Seguro que no es una estrategia publicitaría...? pones ñoña a la clientela..y luego zas...les regalas kleenex con el logo de La clandestina.

Belén dijo...

(Prepárate, este comentario es ñoño... pero el estar a una semana de una oposición y varias cosas que no vienen a cuento, me he puesto muy muy sensible...)

Jamás podría pensar que por tener un blog podría conocer a gente, y mucho menos considerarlos amigos, y tú, Mariano, permíteme que te llame amigo, y como tal, vivo tus éxitos como los míos... siempre os he animado con la librería, os he puesto de referencia literaria y solo de vosotros me fío en referencias.

Y siento en el alma no poder asistir, pero por dios, una mahou me la reserváis que sabes que yo me paso a la mínima... me gusta pasearme por malasaña sabiendo que tú estás al final del camino :)

Mil besos, Mariano, para ti, Shara y Carlos, y muchas gracias pro hacerme sentir orgullosa de los tres locos madrileños que se han montado la librería :)

Mil besos

Irreverens dijo...

Suscribo el comentario de Belén (pero sin oposición, en mi caso).
Y me da pena que ella tampoco pueda ir... ¡ayns!
:(

Estad seguros de que mañana pensaré intensamente en vosotros. Y mandaré por telepatía mis mejores deseos para Elena y su nuevo libro.
Mi celebración particular consistirá en ir haciendo pedidos a La Clandestina a través de su tienda virtual, que funciona de maravilla.
:D

Besos a los tres
:)

Elèna Casero dijo...

Todo lo ñoño y moño que quieras pero entiendo que estés feliz a pesar de los problemas que conlleva este negocio.

Yo tampoco podría adivinar que gracias a internet iba a toparme con gente como vosotros. Estoy encantada, sorprendida y aún pensando que es un sueño.

Gracias a vosotros los sueños se cumplen, no lo olvides.
Mañana veremos uno de ellos.

Una abrazo, mi agradecimiento y amistad para vosotros tres.

Wen dijo...

No ha sido nada ñoño, yo diría sentido más bien :)
Mañana estaré con vosotros por la web :) y Ahora que cojo vacaciones esta semana que viene bajaré un día fijo , fijo :D

NÚRIA dijo...

En los tiempos que corren no es nada fáicl montar un negocio...Os deseo toda la suerte del mundo...Y por supuesto muchos más aniversarios...Saludets.

Mariano Zurdo dijo...

Leo, no te preocupes, eso sí, nos debes una visita…

Alena.Collar, locos/as como tú le dan sentido a nuestro sueño, no lo dudes.

Maite, otro para ti.

David, ¿vamos a medias?

Belén, bueno, lo primero es lo primero y las oposiciones son prioritarias. Ya lo celebraremos, porque ocasiones no faltarán seguro.

Irreverens, se te echará de menos porque la energía positiva que desprendes siempre es muy importante, pero de alguna forma estarás.

Elèna Casero, gracias a ti por ser parte del impulso necesario para mantener esta locura.

Wen, pues nada, nos maquillaremos para dar guapos en cámara, jajajaja

NÚRIA, moltes gracies. Me alegro de verte por aquí, aunque de alguna manera ya nos habías visitado.

Besitos/azos para todos y todas.

Jovekovic dijo...

Seguro que lo esperabas, pero no haré chistes. Sois gente muy especial, muy de puta madre.
Besazos para todas/os. Espero veros pronto.

Javier Menéndez Llamazares dijo...

Enhorabuena por ese añito (que sólo es el primero de muchos), y a ver si nos vemos pronto.
Un abrazo y adelante con este proyecto tan especial, que demuestra que lo bien que casan literatura e internet, blogs y papel.

Estilografic.blog dijo...

Bueno, yo te iba a dejar una felicitación más o menos cortita, pero al final me ha salido un post.

Un abrazo y espero veros mañana.

Irreverens dijo...

Cortita, dice el tío...
XD

Wen dijo...

Por cierto mariano, que os he puesto en mi blog un enlace a la tienda, que me he dado cuenta de que no lo tenía. Un besote

mexileña dijo...

Ay mi zurdito, que me haces llorar tío....Bueno, sólo quiero decirte que eres el alma de todo, sin duda, y que sin ti, esto no marcharía. Sé que ha sido un año duro, mucho, para todos, sobretodo para ti, lo sé, pero también emocionante (y también, sobretodo para ti). Es lo que te toca: todo de forma más directa, lo bueno y lo malo....Pero yo estoy ahí siempre, ya lo sabes, ¿no?

Creo que tú más que nadie tiene que sentirse orgulloso de ser clandestino y policarbonado. Tú, Marianito....Y Marisa, que "sin serlo", lo es más que nadie. Gracias Marisa....Y Carlitos, que no para el pobre....En fin, chicos, que ¡otro año más como mínimo!

Mañana tenemos que celebrarlo a lo grande!!!!!

Odiseo de Saturnalia dijo...

Pues yo, Mariano, soy egoísta. Agradezco a La Clandestina su existencia, por mi propio interés: el haberte conocido a ti, y a gente tan especial.

P.D. Si no logran llevarme a la frontera (Burgos-Soria), nos veremos... en caso contrario, os deseo lo mejor.

JOAKO dijo...

¡Un año ya!

No podré asistir, pero estaré en espíritu, porque por la web tampoco podré estar, me marcho a un sitio sin coverturas un par de días.

Resistir con la que está cayendo es algo excepcional,os busqué en la feria del libro, estoy seguro de que el año que viene estaréis.

Un abrazo muy fuerte.

Expediente X dijo...

El caso, Mariano, que voy a estar en Madrid, pero por la noche, con lo cual ya me pasaré otro día para contarte a plena luz del día y sin nocturnidad ni alevosía, jeje,que si me gustaron los relatos metropolitanos, más me deleité con la tinta azul de la memoria. Estuve hace un año en la librería pero por unos minutos me laencontré cerrada, luego ya fuí a la presentación de los relatos metropolitanos, y después volví a por esos dos libros. Encantado de conocerte, leerte y de encontrarte. Saludos zurdos de Javi, todo un Expediente X jaja!!.

Luis Vea García dijo...

Felicidades Mariano, felicidades Clandestinos. Gracias por existir.

Trasto dijo...

Os iba a desear un trébol de tres con toda la suerte del mundo, pero sería repetirme por... ¿triplicado tal vez? ;-D

Te iba a decir que admiro a los perseguidores de sueños...

Te iba a decir que admiro a los conseguidores de sueños casi tanto como a los perseguidores...

Te iba a decir que esa persiana que abre físicamente la puerta de La Clandestina, también me ha dejado entrar a mí, que nunca he puesto los pies en su suelo.

Te iba a decir que a través de los cristales de la puerta he podido conocer más y más letras, y aprender a reconocerlas sin leer ni quien las firma.

También quería decir que si te quedan abanicos circulares de ésos "increíbles", me guardes uno, que me lo quedo.

Pero creo que a veces hablo demasiado.

Felicidades, que cumpláis muchos más, y gracias por permitir que algunos lo sigamos viendo clandestinamente a traves de las letras.

Besos

el angel de las mil violetas dijo...

Los cuadernos no deberian de tener alambres en el lado izquierdo, sobre todo para los que somos zurdos y amamos escribir.
Besos y felicidades por el blog.

Alice Springs dijo...

¡Felicidades, Mariano! Bueno, ¡a ti y a los demás! Me ha hecho mucha ilusión conocer en persona ese trocitto irreductible de literatura que es La Clandestina... el metro me dejó allí por casualidad (o no) No puedo asistir al aniversario, pero mando un fuerte, fuerte abrazo... y mucha suerte para todos los autores que han comenzado ya su andadura con vosotros.
Besicos de limón

LauraConChocolate dijo...

Qué bonito, de verdad. Ha valido la pena que hayas roto tu norma, ¿eh?

Muchas felicidades por este primer añito. (¿Ya ha dicho la librería sus primeras palabras? ¿Cuáles han sido, en efectivo o con tarjeta? Jajajaja, vale, perdón, tenía que hacer el chiste)

Como decía, muchas felicidades por este primer año, pero también MUCHAS GRACIAS.

Un beso enorme.

Raúl dijo...

Conozco a un puñado de gente contentisima con vuestra propuesta. Ése es muy buen aval.
Un saludo.

Raquel dijo...

Me acordé de vosotros ese día. Recordé lo bonita que fue la celebración el año pasado. Y sentí esa calidez interior que los buenos proyectos te dejan.
Un abrazo y felicidades!!!!!