11 de diciembre de 2008

Nunca he leído un libro entero

Nunca he leído un libro entero. En mi casa nunca hubo libros. Bueno, miento. Había varios con recetas de cocina. Y la guía de teléfonos, que no sé si se puede considerar libro. De adolescente, trampeé todo lo que pude con las lecturas obligatorias. Elegía párrafos al azar, esperando que la suerte pusiera su dedo en las ideas principales del texto (o mejor aún, en ideas secundarias que pasarían desapercibidas para el resto).
Nunca he leído un libro entero. No me interesan las historias con principio, desarrollo y final. Para eso ya tengo cada día. Algunos dirán que cada día es una página por escribir y otros que es una página ya escrita que espera a ser leída. Según el grado de afinidad, de asunción o rebeldía que uno tenga con la rutina.
Nunca he leído un libro entero. Prefiero reducir la lectura a pasajes que ponga en marcha el motor de la imaginación. Elijo principios y finales disparatados, coherentes, surrealistas o hiperrealistas. Según mi estado de ánimo o la potencia de las líneas elegidas.
Nunca jamás he leído un libro entero. Pero de un tiempo a esta parte he leído centenares de fragmentos. Alguien pensará que visito asiduamente las bibliotecas y que ordenadamente voy barriendo las estanterías de izquierda a derecha y de arriba abajo en busca de párrafos evocadores. La realidad suele ser más sencilla o muy compleja. Desde que cambié de trabajo cambié coche por metro y es allí donde cada día leo fragmentos. Busco asiento o verticalidad al lado de alguien que vaya leyendo. Procuro esquivar a aquellos que leen libros que ya he ojeado. Malo sería que el azar me devolviera a un párrafo ya leído, pero peor sería leer párrafos anteriores o posteriores que no encajaran con lo imaginado. O peor aún, que encajaran a la perfección y me situaran en el bando de los previsibles.
No, nunca he leído un libro entero.
Y sí, soy yo el que leía por encima de tu hombro esta mañana.
Y sigo embriagado por el cóctel de olores que me ofrecían tu champú, tu pelo azul, unas gotitas de perfume y unos centímetros cuadrados de la piel de tu cuello. Pero esa es otra historia. O quizás no, quizás seas otro fragmento más de mi libro.

17 comentarios:

mgqseaml dijo...

Mira parece que hoy soy la primera. Muchos besos

Irreverens dijo...

Me da que el personaje no está inspirado en tu persona esta vez.
:)

Sin duda hay personas que nunca desean completar la historia, cualquier historia.

Besos y buenas noches.

Belén dijo...

No es que se interesara por la literatura este chico, que pillín, lo que le gusta es la chica! jajajaja

Besicos

Estilografic.blog dijo...

Donde esté la guía de teléfonos que se quiten la Biblia o el Quijote. Es el libro de los libros.¿Tú sabes la cantidad de historias que hay dentro de él? Qué tonto, claro que lo sabes, cómo no, si tú eres escritor.

Ponte a llamar si no.

Mita dijo...

ah, el pelo azul? uffff, voy a salir a teñirme...y qué marca de Champú, lo has olvidado. Lo que sí tengo son cms2 de piel,bueno, algo es algo.
Está bien que lea lo que le parezca, a este Sr. también le has conocido en el metro? La vida social que desarrollas en tus viajes es conmovedora.
Bss

Adrian Dorado dijo...

Oye:¡Que a mi me ha pasao lo mismo con la mujer!
No, no, lo de olerlas sí, peo no me refería a eso.
Es que me he ido armando a mi cmpañera de a trocitos, con fragmentos de aquellas que me han impresionado.
He juntado las porciones de todas las que, por ese pequeño detalle, me he enamorado.
Si hasta hay reiteraciones de zonas porque, siendo un eterno dubitativo pues... ¡no me he sabido decidir!
Así es como tengo a mi amante con una pléyade de coños.
Cosa jodida y no recomendable, mi amigo: No sabes lo débil que me deja atenderlos a todos.

Eso sí y aunque me digan machista, la mia no tiene boca.

Buenísimo tu texto.
Te tengo entre mis favoritos.

No te pierdas LA ZONA IRREDENTA
http://adriandorado.blogspot.com/

vitruvia dijo...

El que sabe, sabe. Porque cómo sinó se puede abogar por no leer y que resulte tan atractivo y poético.
Ainss, yo me pongo a los suyos estén como estén, jajajajaj.

Besazos.

Wen dijo...

Yo en el cole tb leía fragmentos de los libros que nos mandaban ( menos alguno que sí lo leí entero, alguno de Unamuno, el quijote... ), pero estos tipo el lazarillo , Cid y cía... uffff XDD
Sabes a qué nos dedicábamos una amigo y yo en el instituto? Cogíamos un fólio y apuntábamos frases sueltas pronunciadas en alto durante una clase ( frases del profesor, alumnos, de todos) y luego le poníamos el nombre en plan: "Física 10.30" XDD Pues te aseguro que tengo dos guardados aun porque quedaron la ostia de bonitos XDD

hombredebarro dijo...

Muy buen método de lectura, tampoco a mí me interesan los libros enteros, los prefiero roídos.
Saludazos

Mariano Zurdo dijo...

Mgqseaml, ¡primer, primer! Besitos de vuelta (también muchos).

Irreverens, ¿y si te dijera que el retrato es autobiográfico y que yo soy el mayor personaje de todos mis relatos?

Belén, es que los cuellos son poderosos imanes, ¡vive dios!

Estilografic.blog, no he parado de llamar desde que me has dado el consejo. ¿A dónde te mando la factura? ¡Robahigos! (5-0).

Mita, me inspiró un chico que leía ávidamente la página de la novela de la chica de al lado. La culpa del resto es de mi maldita imaginación. ¡Tate quieta!

Adrian Dorado, pues bienvenido y muchas gracias. Suerte con la frankestaina.

Vitruvia, helados, Vitru, los míos están helados…

Wen, como se entere la SGAE ye va a crujir, que lo sepas…

Hombredebarro, roídos ayudan a la masticación y la digestión, eso desde luego.

Besitos/azos para todos y todas.

geminisdespechada dijo...

Me gusta mucho pensar en alguien a quien le gusta leer, pero que lo hace 'de prestado', es una imagen tierna. No como mi hermano, que no se ha leído nunca un libro entero, pero ni a trozos!!

soto dijo...

Hola Mariano y amigos bloqueros:
Como siempre bello tu texto y tu originalidad,pero lo de que no hayas leido un libro entero no me lo creo,que no,no,no, hoy me perdí con tu personaje.que no¿como no ibas a leer un libro entero?
Apèrtas dende a beiriña do mar

Raquel dijo...

Me pasa con los libros académicos. Leer fragmentos en la única forma de sacar algo y en claro y encontrar lo que necesitas.
Pero claro, en tus lecturas hay mucho más que unas cuantas páginas.
Besotes

JOAKO dijo...

Me has pillado, solo leo las reseñas y los ojeo, y luego acudo a "darmelas" a tertulias literarias...

AdR dijo...

Y fragmento a fragmento, perfume a perfume... se hizo un libro entero ¿no?

Abrazos

Anónimo dijo...

estas mas salido que un balcon!

Expediente X dijo...

Pues yo me leí un libro entero tuyo, Relatos metropolitanos,
Mariano Zurdo, y me quedé sin palabras, je, je, hasta el punto de felicitarte con tan solo tres palabras, por las fechas cercanas,
eh, ¡MUY FELICES FIESTAS! y por el libro también porque si no porque quiero leer la tinta azul >_-
JAVI.