10 de septiembre de 2008

Paralímpicos

Ayer en Madrid fue Santa Fiesta, así que me quedé en casita plácidamente descansando. Pensé en escribir. Pensé en leer. Pensé en trabajar un poco, pero no logré pasar del pensamiento al acto, así que me dispuse a ver la televisión, cosa que hago muy poco últimamente.
Un zapping rapidito me recordó por qué apenas veo la tele (con el agravante de las sesiones matinales de casquería y cotilleo, con programas que compiten por ver quién hurga más dentro de las heridas o quién consigue denostar más la palabra intimidad).
Por suerte en La Dos estaban echando deportes, casi lo único que me engancha televisivamente hablando. Ya he contado muchas veces mi afición al deporte. Ahora me limito a verlo, tras muchos años de practicarlo y de lesionarme prácticamente todos los músculos de mi cuerpo. Además, gran parte de mi formación y de mi experiencia profesional están estrechamente ligadas con el deporte, en concreto con los aspectos educativos de éste. Ya no ejerzo y la puerta a ese campo está más que cerrada, pero aún me pica el gusanillo.
Como decía puse la tele y ponían deporte, concretamente las paralimpiadas. Los horarios de Pekín y los de La Clandestina son incompatibles, así que apenas puedo seguirlas. Cada cuatro años sufro la rabia de ver la escasa cobertura informativa que se le dan. Supongo que sabréis que estuvieron en un tris de no transmitir nada en RTVE y que tuvieron que recular porque hubo protestas. La cobertura de RTVE no está siendo mala del todo, aunque el grueso lo están transmitiendo por Teledeporte, cadena que sólo se ve por satélite (creo). La prensa en general no lo sé, pero El País está ninguneando la actuación de los deportistas españoles de una manera sangrante. No pido reportajes a dos páginas porque no soy tan ingenuo. Sé de sobra que un resfriado de Raúl o de Etoo vende más, pero es que antesdeayer conseguimos seis medallas y ayer diez. Una pequeña reseña no estaría mal. Vamos octavos en el medallero, mejorando (como habitualmente) nuestros resultados de las olimpiadas.
Y ojo, que no quiero transmitir un mensaje mezcla de caridad y lástima. Estos deportistas son un ejemplo por su capacidad de superación, sí. A nivel educativo estaría genial que los chavales jóvenes tuvieran la oportunidad de ver cómo compiten. Son sin duda un acicate para todos, ya que han afrontado sus discapacidades de una manera formidable. Algunos deportistas tienen unas discapacidades tan severas que cuesta creer que puedan hacer una vida normal. Y no sólo la hacen (con sus limitaciones, que esto no es el paraíso ni ellos precisamente unos afortunados) sino que compiten a altísimo nivel.
Si en cualquier deporte se compite casi siempre contra uno mismo, en las paralimpiadas o cualquier competición similar, esa lucha interna se multiplica. Las discapacidades son tan diversas y tan difíciles de agrupar, que en muchos deportes hay deportistas que tienen bastante ventaja, a pesar de que está todo muy estudiado y hay múltiples categorías e, incluso, en algunos deportes dentro de las categorías existen unos baremos destinados a igualar lo más posible la competición. No diré que no quieren ganar o que no les importa. Cualquiera que haya competido en algún deporte ha sentido la necesidad mezclada de superarse a sí mismos y de subir en la tabla lo máximo posible. Quieren ganar, pero su reto está más pegado que nunca a la superación personal.
Aparte de esto, por eso decía que no quiero quedarme en la parte educativa y emocional, es que es una pasada verles competir, tanto en deportes que practica todo el mundo como en los suyos específicos. Si fue increíble ver a Usain bolt batir el record del mundo de 100 metros lisos en las olimpiadas, ayer aluciné viendo a un brasileño ciego, corriendo con su guía en un tiempo aproximado de 11 segundos. Siento no poder poner el nombre del atleta ni el tiempo exacto que hizo, pero es que ni siquiera en internet se encuentra con facilidad esa información. Supongo que dedicándole algo de tiempo, no mucho, daría con ella.
Me he enrollado mucho, quizás demasiado. Sólo quería manifestar mi admiración por los deportistas y las deportistas con discapacidades, como personas sí, pero también como atletas.
Y pido desde mi ingenuidad patológica que se les dé más cobertura, sino la que se merecen, al menos la que se acerque lo más posible al respeto por lo que hacen.

16 comentarios:

Irreverens dijo...

Uff, gracias, Mariano. Yo pensé en escribir una entrada sobre lo mismo, pero estaba tan indignada que me salía un texto con demasiada mala leche.

Tú siempre lo dices todo con contundencia pero sin perder las formas, lo cual se agradece.

Y sí, bravo por ellos. Son realmente admirables.

wen dijo...

Estoy completamente de acuerdo con lo que dices, y lo que dice Irre, aunque a mi tanto las olimpiadas como las paraolimpiadas me traen al pairo porque odio ver deporte en la tele ( bueno, el golf me entretiene, rarita que es una )

mgqseaml dijo...

Si hubieras quedado conmigo seguro que no te hubieras aburrido ni pizca, tu sabrás.
En cuanto a los paralímpicos chapó, pero no por superar más obstáculos que otras personas sino por luchar por lo que quiren hasta donde haga falta.
Seguro que Joako sabe el nombre del atleta. Besitos Zurdo

Fraisamuel dijo...

Yo también los admiro. Sólo espero que tengan todos el "sistema nervioso cerrado" porque si no, Vitote los podría abortar como si fueran un huevo frito con patatas.
Respecto a las retransmisiones televisivas de eventos deportivos está claro que los medios manejan "la masa" como en el resto de asuntos.
Nos efrentamos al eterno dilema, si no mueve dinero no sale por la tele y si no sale por la tele no mueve dinero.
Y avanzando algo más en el tema de la marginación televisiva, creo que con el deporte femenino ocurre lo mismo. ¿Habéis visto alguna vez una competición de ciclismo femenino en televisión? pues exiten tantas como de ciclismo masculino, son igual de emocionantes, eso sí van un poco más lentas. La velocidad en ciclismo y por la tele no quita ni pone emoción al asunto.
Y por último una pregunta al aire ¿Por qué gana la selección española de fútbol la eurocopa y la gente se tira desnuda a las fuentes y cuando gana la selección española de baloncesto el mundial acuden 250 persona a la Plaza de la Villa a darles la bienvenida?.
Conclusión: nos manejan amigos, nos manejan en todo (o por lo menos lo intentan).

Luna Carmesi dijo...

Bien por Nadal, por supuesto.
Pero tambien por todo deportista que se supera sin ayuda de sponsors... Y mucho mas los de esta paraolimpiada.

No te has enrollado!
Besazo!

Raquel dijo...

Aquí pasa igual, apenas si se le da cobertura y es como si no estuvieran pasando. Me da mucha rabia.

Siempre con tu mirada crítica y tu sabia solidaridad.
Besotes

Tamaruca dijo...

Te vas a reír pero siempre que veo determinados deportes (en especial los paralímpicos), acabo llorando de emoción y admiración. Con las maratones es horrible, me pego unos sofocones cuando llegan que no es normal.

Besotes.

Estilografic.blog dijo...

Desde siempre, una de las cosas que me han parecido más fascinantes del deporte es ese afán de superación que el deportista se exige a sí mismo. Está claro que en el caso de los paralímpicos eso se multiplica por mil, y sus hazañas debería ser un ejemplo para todos, y de manera especial para quienes no sabemos valorar todo lo que tenemos.

Besos y abrazos de regreso.

FtD dijo...

Ains la tele... muy bien acostumbrados estamos a encenderla y tragarnos lo que nos de.

Hay que buscar hay que buscar...
Hay cadenas como Eurosport o Sportmania que cubren igual una competicion de pelota que un mundial... o el Snooker.

Pero claro no vas a poner un anuncio de Elsa Pataky.. en unos paralimpicos aununciando tangas... y claro sin el InglesCortao las televisiones publicas no tienen dinero...

Pensad que la television que vemos hoy ya ha sido programada desde hace mucho tiempo por los grandes lobbies de la comunicacion...

Romped las televisiones y huid a las montañas ahi no os podran controlar con sus ondas cerebrales

Belén dijo...

Ya sabes, Mariano, a qué me dedico...

Y he tenido en mis manos a deportistas paralímpicos, a nadadores que ganan de unas olimpiadas seis medallas de oro.

No son ni mejores ni peores que los demás, solo que tienen ciertas características que no tiene Nadal, por ejemplo.

Y es la sociedad hipócrita en la que vivimos, que solo queremos belleza, pero... hay algo mas bello cara de un deportista cuando sube al podium, sea manco, ciego, sordo o Phelps?

Besicos

Wilde dijo...

¿Y cuántos habéis ido a ver una competición de esta gente? Hace poco hubo un criterium de Atletismo en Madrid, supongo que las gradas estaban llenas. Todos somos participes del olvido a ciertos sectores, la prensa no deja de ser una empresa y nos dá lo que vende, como todas. Si llenáramos gradas y tuviéramos un mínimo de interés por estos deportistas de élite - que lo son -saldrían en primera página. La liga de Basket en silla de ruedas existe por cierto.

Un saludiño,

Elèna Casero dijo...

Verás que, en cuanto regresen a la madrepatria, todo el mundo se hace fotos con ellos y sus medallas.

Deberían enseñarnos lo que es la fuerza de voluntad, el tesón y la confianza en uno mismo. Y los momentos malos para aprender a superarlos.-

geminisdespechada dijo...

que nadie me malinterprete, pero como parece que estamos en la semana de lo políticamente incorrecto voy a dar otro punto de vista

conozco personalmente a uno de los jugadores de baloncesto de sydney que tuvieron que devolver la medalla... os aseguro que disminuído no es

http://www.elmundo.es/2000/11/24/deportes/24N0121.html

de verdad no os extraña que españa gane tantas medallas?? a mí sí, y me da pena.. :( (me da pena que me extrañe digo)

JOAKO dijo...

A lo mejor os sonreis por mi comentario, pero es que yo no puedo verlo ni por la tele, y es porque me emociono y me pongo a llorar, y calro así no hay quien vea nada.

Irreverens dijo...

Joako, a mí me ocurre lo mismo. Si me pongo a verlos, acabo hecha un mar de lágrimas.

AdR dijo...

Yo les considero más deportistas que ninguno (sin menospreciar a nadie). Siempre me ha emocionado ver lo alto que llegan.

Abrazos.