19 de noviembre de 2007

Descotidianidades: dos relojes para una misma hora

Perpetúo en este nuevo blog una de mis etiquetas favoritas del blog de la tinta azul: Descotidianidades. Por si cae algún lector nuevo, yo defino la descotidianidad como aquel suceso más o menos normal, cotidiano pero algo rarito, que en un momento dado nos hace parar unos segundos para poder asimilarlo. De repente nos llama la atención algo en lo que no habíamos reparado nunca o que nunca nos había hecho reflexionar. No vale que un perro hable o que un alienígena se pasee por la calle a plena luz del día. Y los habituales saben que casi todas estas descotidianidades yo las vivo en el Metro de Madrid.
Ayer regresaba a casa por la noche y me senté frente a un tipo de cuerpo rotundo y manos enormes. Venía de viaje o se iba, porque a su lado llevaba una maleta y entre las piernas descansaban un par de bolsas (por la cara de cansancio yo diría que más bien venía, y más que nada porque iba en dirección contraria al aeropuerto y cualquier estación de autobuses o intercambiador).
Lo primero que me llamó la atención es que sacó unas nueces de la bolsa y se dispuso a comérselas, destrozándolas con los dedos comos si fueran almóndigas de arena de playa (para los que ardan en deseos de pillar a este escritorcillo y corrector en una errata, la
almóndiga está permitida por Doña RAE, esa señora de la limpieza algo huraña que limpia, fija y da esplendor). Y por cierto, y aunque no venga al caso, cambiando una sola letra nos encontramos con una de mis palabras favoritas, alhóndiga, que nunca he usado y que incrustaré en mi próxima novela aunque sea a martillazos, junto a acerico, otra de mis palabras favoritas. Creo que encajarán perfectamente vía metáfora.
Vuelvo al vagón. El tipo cascanueces metía los cadáveres de fruto seco en una bolsa, pero los desmembraba con tal virulencia que dejó el suelo lleno de caspa de nuez. Estuve por decirle algo, pero entendedme, era un tipo de los que parece no encajar demasiado bien un “eres un poco cerdo, seguro que en tu casa no harías esto”, y yo es que soy poquita cosa y odio la violencia. Este ser iba descojonciado de la risa escuchando algo en su mp3, que sacaba cada pocos segundos para limpiar compulsivamente su pantalla. También limpiaba compulsivamente la esfera de su reloj de la mano zurda. Y es que llevaba un reloj en cada muñeca, y ésta es la descotidianidad que viví (hasta ahora todo fue introducción).
Me quedé hipnotizado viendo los dos pelucos, y empecé a concursar en mi cabeza a modo de Undostresrespondaotravez, pensando las posibles razones para que el amigo cerdo-cascanueces llevara dos relojes:
- Viene de otro país y un reloj marca la hora del país de origen y el otro marca la hora española.
- Un reloj anda puntualmente y el otro está parado, para recordar la relatividad del tiempo.
- Un reloj anda para adelante y otro para detrás, marcándole lo que ya ha vivido en uno y lo que le queda por vivir en el otro.
- Uno marca su tiempo y el otro el de su pareja.
- Cada parte de su cerebro sigue su propio ritmo...
Deliberando me hallaba, cuando anunciaron la estación donde me tenía que bajar. Me levanté y, sigilosamente, hice una suerte de movimientos espasmódicos girando sobre mí mismo y comprobé la hora que marcaba el reloj diestro (porque el del zurdo pude verlo desde mi asiento enfrentado): las diez y cuarto en ambos. Miré el mío y también marcaba las diez y cuarto. Me bajé del Metro y en el andén apareció el legendario y primigenio (y fallecido) presentador del Undostresrespondaotravez, Kiko Ledgard, mostrando orgulloso sus dos relojes (porque este personaje tenía muchas manías, entre ellas, llevar dos relojes). Y detrás estaban los tacañones y Don Cicuta me dijo con su voz de anciano cascarrabias y endeble:
La simple manía como razón no pensaste,
así que en tus filosóficodivagaciones erraste.
(Y a su lado, sentada sensualmente en una silla, estaba la argentina en minifalda, con unas enormes gafas, tecleando en su calculadora y diciendo: Han sido cero respuestas acertadas a 25 euros cada una...)

43 comentarios:

vitruvia dijo...

Hay otra que se te pasó, la de no aceptar lo estipulado. ¿Donde pone que solo se puede llevar un reloj?.
Por cierto, me encanta esta sincrinía, jajajaja.

Mariano Zurdo dijo...

Vitruvia, reconoce que pertenecías a los tacañones:
Por no romper con los estipulado,
no has acertado, has fallado.

Estilografic.blog dijo...

...total, son cero pesetas,
y te puedes ir a hacer pu.., digo las maletas.

Mariano Zurdo dijo...

Estilografic, si hay un nuevo undostres, manda el cv, que te van a contratar de guionista rimero...

wen dijo...

Yo diría que uno lleba la hora real y el otro por la que él se orienta. Yo lo hago, en el movil tengo la hora real, y en el relog de pared de mi casa tengo otra, atrasada casi 10 minutos, por ese me oriento porque ese tiempo suele ser elque tardo en llegar. Porque no llevo relog, sino igual tb llevaría dos, el de la hora de verdad y el de la mia.
O igual le encantan los dos y es incapaz de decidirse por uno.
La palabra alhóndoga me ha recoradado mucho a la universidad... yo la usaba mucho.

Desesperada dijo...

mmm a lo mejor simplemente le encantan los relojes y no sabe por cuál decidirse, así que se pone dos...

Mariano Zurdo dijo...

Wen, me encanta tu teoría, como se nota que estás con el espíritu detectivesco subido...
Desesperada, pues a eso me refería yo, a que a veces me pongo a teorizar por las alturas y las respuestas son mucho más sencillas.

Belén dijo...

Jolin tio... que bueno... don cicuta!!!

Que tiempos :))))

Besosssss

Mariano Zurdo dijo...

Belén, recuerdo que a los 5 años nos cambiamos de casa, y que unos vecinos no tenían televisión y venían todos los viernes a ver el Un, dos, Tres y nos juntábamos las dos familias para ver el programa.

leo dijo...

Me ha encantado, Mariano. No sé por qué llevaría dos relojes. Quizá se lo había robado a alguien, en otro metro, como represalia por haberle echado en cara que ensuciaba el suelo con los pellejos de las nueces.
Lo que sí sé es que me han entrado ganas de ponerme yo también dos relojes para ver qué cara pone la gente. Campanayseacabó.
Un beso.

Mariano Zurdo dijo...

Leo, también me gusta tu teoría. Estoy pensando en escribir un relato con todas vuestras ideas.

Raquel dijo...

Otra estupenda descotidianidad. Entre relojes y ponerse a comer nueces ahí mismo... Esas otredades, ¿no?

Un besote

Mariano Zurdo dijo...

Raquel, es que este tipo era digno de estudio, desde luego...

James Joyce dijo...

Yo porque no llevo reloj, ni ganas. Pero puestos a llevar uno, por qué no dos? Es algo original...

Un abrazo (no sé si diestro o zurdo)

Mariano Zurdo dijo...

Joyce, desde luego que es original. Por eso me fijé en él. En tiempos monocordes todavía hay quienes se animan a cambiar el paisaje (aunque sea poniéndose dos relojes).

Salondesol dijo...

A ver... el tío venía de viaje, le acababan de regalar un reloj en el mismo aeropuerto, y ya había facturado la maleta, no le tocó otro remedio que ponérselo, ya sabéis lo coñazos que se ponen los del aeropuerto, tienes que poner en bandejas hasta los zapatos.
Que no es "rarito"; es práctico (aunque algo "guarrete" por lo de las nueces).
Bikos.

mgqeaol dijo...

Y porqué vas a llevar uno pudiendo llevar dos? Simetría señor zurdo, simetría
Muaksssssssss

Mariano Zurdo dijo...

Salondesol, imaginación no os falta. Para las próximas novelas os voy a tener que pedir asesoramiento...
mgqeaol, claro, por eso tu no llevas ninguno, por simetría. XD

12Lunas dijo...

Por como lo has descrito dudo que necesite que su día tenga 48 horas.
Yo alguna vez pensé llevar dos, al igual así me llegaban los días.

Un besazo de noche como siempre

Javier Menéndez Llamazares dijo...

Vaya...
Y yo que creo que a ese tío lo conozco. Es un periodista de Santander, que precisamente ahora está de vacaciones y creo que por los madriles.
Ahora, que yo tampoco sé por qué gasta dos relojes, pero tiene tanta cara de mala leche que cualquiera le pregunta.
Un abrazo, zurdín.

vitruvia dijo...

Pues yo vengo a quejarme, ¡ea!, si no era un concurso...... ¿por qué soy la única a la que le has echado la bronca?, ¡¡buaaaaaaa!!

Mariano Zurdo dijo...

12lunas, a algunos con dos relojes les seguiría faltando el tiempo y a otros con uno les sobra. Habrá que volver a los de arena, que parecían que iban más despacio aunque iban igual.
J M Llamazares, este cara de mala leche la tenía toda. Parecía dispuesto a estrujar cráneos como si fueran nueces.
Vitruvia, tienes toda la razón. Entono el mea culpa, ¡guapa! No me llores que me amoíno...

hombredebarro dijo...

Desde este momento cuentas con otro lector, amigo Zurdo. Almóndiga, almóndiga y mil veces almóndiga.

Mariano Zurdo dijo...

hombredebarro, pues bienvenido a este blog, que es el tuyo.

Rodros dijo...

Ahí va mi teoría:

El hombre tiene una mujer y una hija. El día del padre, tanto la una como la otra le regalaron un reloj. Él, que de caballero tiene un rato, se puso los dos para no ofender a ninguna, y es más, para ser totalmente equitativo, se cambia los relojes de muñeca todos los días porque aún sigue instintivamente mirándose la izquierda cuando quiere saber la hora.

PD: Hablando de relojes, el año pasado fui capaz de sobrevivir sin cambiarle la hora al reloj!!

Mariano Zurdo dijo...

Rodros, también me gusta tu teoría. Entre todos podríamos escribir un novelón...

mi despertar dijo...

No se donde te descubrí y me quedé leyéndote. besos

Mariano Zurdo dijo...

mi despertar, no sé donde lo harías, pero me alegro. Espero que te guste lo que leas.

Estilografic.blog dijo...

Marianin zurdín: ¿has sobrevivido al virus? Preocupado me hallo.

Mariano Zurdo dijo...

Estilografic, en casita me hallo. Sobreviviré. Eso sí, los explotadores de Clandestino y Mexileña me tienen currando, ¿te lo puedes creer? ¡Hombrepordios y gensanta!

Estilografic.blog dijo...

¡Hombrepordios y gensanta!, también digo yo.

Y ¡diosmiodemividaydemicorazón!, añado.

La interrogación dijo...

u uojb'07 bm +j n98 n mujhjhgovb`*Ñ ¡7p87 n vbgñp
(hasta aquí el comentario de mi hija que también tiene su teoría sobre el par de relojes)

Puede que lleve los dos relojes porque uno, el que está parado es el que le gusta, el otro es el que le dice la hora.

Besosss

Mariano Zurdo dijo...

Inte, veo que la enana promete..., tan pequeña y ya haciendo sabias reflexiones como mamá Inte. Dale un besito de mi parte.

Viguetana dijo...

Todos los relojes que consulto me dicen que llevo 8 minutos leyendo lo que no debería...
:-P

Besos. (Te echaba de menos) sssshhhh

illeR dijo...

Bueno, pues yo tengo mas teorias...

Van en orden decreciente de preferencia

3) Viene de viaje de un lugar donde hay 12 horas de diferencia, asi mientras un reloj marcaba las 10:15 de la noche, el otro lo hacia de la mañana. ¿¿Te fijaste si el reloj tenia un recuadrito de p.m/a.m??

2)Ha estado haciendo un gran viaje, porque el nota, aunque no lo parezca, es un aguerrido aventurero (de ahi que sea capaz de abrir nueces con las manos). Al principio los relojes marcaban horas diferentes, uno el del pais "meta" y otro el del "pais salida". A medida que ha ido viajando ha modificado la hora del reloj. Al llegar a Madrid a completado su viaje y por eso los relojes marcan la misma hora!!


1) Ese hombre va a ver el amor de su vida, viene de un sitio lejano. En un reloj esta la hora de ella, en otro la de el. Al principio la diferencia horaria era mucha, tanta que estaban en dias distintos. A medida que se acercaba a su destino la horas se estaban cada vez mas proximas. Cuando tu viste el reloj, en realidad no marcaban la misma hora, desde la distancia no apreciaste que llevaban un minuto de diferencia. Sesenta segundos que le separaban de su amada, tan solo 60 segundos para la fusion del tiempo y de ellos con un beso.
Si tan solo hubieras bajado una parada mas tarde habrias visto ese maravilloso encuentro en el anden del metro...

Mariano Zurdo dijo...

Viguetana (tranquila, no se lo diremos a nadie, shhhh.)
Iller, no, si al final tendré que escribir un relato con todas vuestras teorías (aunque al paso que vamos me va a dar para una novela). XD

illeR dijo...

*ya te dije un dia que soy ambidiestra, puedo atracarte con cualquiera de las dos manos :P

Mariano Zurdo dijo...

Iller, se te veía venir...

Exiliado dijo...

A lo mejor era de la familia real, que también parecen muy de relojes, y les gusta llamar la atención en público.

Belén dijo...

Ostras, me he quedado de piedra al ver que pequeinte ya está metida en el blog....jajajajajajajjjaja

Besossss

maite dijo...

Vamo a vé...limpiaba compulsivamente la esfera, parte nueces como el que exprime un limón, lleva dos relojes porque no soportaria que se parase uno de ellos dentro del metro,uff, está desquiciado!

maite dijo...

y cocreta? está permitida? voy a ver...
besitos

Mariano Zurdo dijo...

Exiliado, discretos precisamente no son, no...
Belén, ¡sí!, es mi lectora más joven.
Maite, pa mí que cocreta de momento no está permitido, pero al tiempo...