22 de mayo de 2012

Cuestión de sutileza

Nunca he sido muy sutil, y no era precisamente el momento de cambiar de hábitos, así que me despedí con un portazo que convirtió la alacena del recibidor en un cristalino xilófono. Mis venganzas siempre se desenvuelven en la baja intensidad, jamás me he cargado a un alto mandatario, así que me conformé con la rotura de esa cristalería que se compró como mero elemento decorativo.
Ignoré el ascensor y bajé los ocho pisos por la escalera a ritmo de bombero huyendo de derrumbe. Y aunque yo disto de los bomberos en cuerpo y valentía, sí que huía de un derrumbamiento, el de mi matrimonio sin papeles.
Salí a la calle como si lo hiciera por fin del presidio, acaparando todo el aire posible de una sola bocanada, innecesaria acción que me hizo tragar todos los humos del 177, que intentaba con dificultad abandonar la parada.
Miré hacia arriba en un gesto automático. No la esperaba asomada al balcón tirándome besos. No la esperaba asomada en el balcón porque no teníamos, pero su cabeza asomó por la ventana de nuestra habitación y vi cómo lanzaba un pequeño objeto que se fue haciendo lentamente grande, llegando y posándose en mi cabeza tras caer con vaivenes de hoja caduca.
Me quité la boina improvisada y descubrí que era un calzoncillo de marca, deportivo, dos tallas más grandes que los gayumbos de mercadillo que suelo utilizar.
Una vez más me demostró que sus venganzas son más contundentes. Y que la sutileza tampoco es su fuerte.

7 comentarios:

Mita dijo...

Qué portazo más bien dado :)
Besos

Anita Dinamita dijo...

No dejas tregua en la lectura, me gusta mucho. Me ha llamado especialmente el detalle del 177, ese cruce con la realidad.
Un abrazo

Citopensis dijo...

Bien jugado señor Zurdo.

Un saludo.

Elena Casero dijo...

Muy bueno, sí señor. Poca sutileza, sí que hay.

Me ha encantado, me he reído mucho.

Besitos

Expediente X dijo...

Para que luego digan que el tamaño (talla) no importa.

Un saludo zurdo.

Carmela dijo...

Muy bueno, el final lo que más.

Ritadtorres dijo...

Uhh.. pues que venganza la de la sra!!! y al final le hubiese roto más que la cristalería.. algo mas costoso...
Me encantó
Sigue adelante, muchos éxitos..
Rita31 Ejercicios para adelgazar