31 de agosto de 2010

Nick

La vida es una escritora persistente y tenaz. Mientras que el resto de escritores sufren lagunas, descansan de vez en cuando aparcando las libretas, ella escribe su página diaria sin faltar nunca a la cita. Y es dura como una roca, la vida es una escritora sin escrúpulos, capaz de abordar cualquier tema sin que le tiemble la tinta...
Yo, que no me callo ni debajo del agua, que escribo con incontinencia (como me dice una buena amiga), esta vez me he quedado sin palabras. La vida ha escrito hace poco un final para Nick. Yo quería aportar mi versión. Como homenaje. Y para desahogarme. Pero no me sale.
Nick, quería agradecerte que siempre me preguntaras por la librería, y que incluso te acercaras a alguna de las presentaciones cuando no entendías ni papa de castellano.
Impagable oir cantar a ese pedazo de guiri inglés en bable. Y, hay que joderse, lo pronunciabas mejor que nosotros.
Durante un par de años aportaste musicalidad a mi oreja derecha, a la sana, y ha sido un auténtico placer cantar a tu lado. Conozco a pocas personas que lean tan bien a primera vista (música y texto).
Ya nos pegaste un susto hace tiempo, pero esta vez te has pasado. Que te quedaras dormido en los ensayos tenía su gracia, no te lo voy a discutir. Pero lo de ahora no, lo de ahora no es precisamente divertido.
Nick, estés donde estés, que lo cante usted bien. El 13 de noviembre, sin duda, una parte del concierto será para ti. Y aunque el bis sea de Mendelssohn, espero que lo disfrutes...

13 comentarios:

Alena.Collar dijo...

Venía a ver si había entrada, pero lamento que sea esta.
No se quién era, aunque después de leerte espero que allá donde haya ido exista también la música.
Abrazo.

Anónimo dijo...

Tampoco fue nunca un gran amigo mio y aun no he conseguido digerirlo. Todo el mundo reconoce la existencia de personas tocadas por la gracia, con ése halo luminoso capaz de arrancarte una sonrisa involuntaria. De buenas a primeras el recuerdo se torna evanescente y la memoria corta. Tan corta como su estatura fisica, su acento atropellado, afanado en escupirte la frase que su corazón esponjoso y divertido le apuntaba en otra lengua. Esto no es una entrada ni una reflexión, sólo el desconsuelo de no ser capaz de asumir una ausencia que hoy se me antoja demoledora y algo traicionera...Sing and fly on the sky with us, for ever, FRIEND

Gerardo (ése al que nunca entendías ni papa)

Chary Serrano dijo...

una entrada triste... pero así es la vida.

Espero escucharte mañana en el programam Luz de gas.

Hasta mañana, besos

lisebe dijo...

Uy!!!!!!!! eso me suena a sonata triste!! aunque te leo siempre nunca me es fácil dejarte un cometario Mariano.. Bueno que te sea leve con tu nicK a ver ahora como te identifico en Radio luz de Gas, con Juan!!!!

Mañana espero escucharte!!!!

Un besazo!!! (un poco dormido que mañana toca diana a las 5 y media ..)

Belén dijo...

Joder, Mariano... sé cómote sientes tío, esta semana he tenido la desgraciada noticia de accidente de coche de un compañero de curro... de sonrisa casi indestructuble (algo muy dificil trabajando en un hospital, oiga...)

Besicos, y ya sabes... pa lo que quieras

Mita dijo...

La vida como escritora me ha parecido una buena introducción.
Que dulcifiques el momento y el recuerdo con alguna música hermosa.
Besos

Mariano Zurdo dijo...

Gracias a todos y a todas por vuestros comentarios.
Nick era un pedazo de tenor inglés, con una voz pequeñita pero muy musical, y con una sonrisa y una mirada especial, difíciles de explicar. No era mi amigo, pero su muerte me ha tocado tanto como si lo fuera.
Un abrazo zurdo para todos y todas.

leo dijo...

Lo siento, estás cosas siempre nos sorprenden, por mucho que sea la muerte lo único seguro de la vida. Es maravilloso que alguien, en este caso tú en tu blog, se haga eco de tu vida. Otro beso.

lisebe dijo...

Vaya metedura de pata!! Lo siento amigo ahora que lo vuelvo a leer de nuevo identifico lo que decías y es que por la noche y tan tardísimo era muy difícil darme cuenta de que se trataba de una persona!!!

Perdóname y de nuevo lo siento.

Espero escucharte esta tarde.

Besos

Mariano Zurdo dijo...

Lisebe, no pasa nada. No lo puse fácil...
Besos

Juanma dijo...

Jo. Vine de nuevo a sumergirme en tu perilla y en tus gafas y en tu forma de mirar, pero me quedé a cuadros, y... uno nunca sabe que decir ante estas cosas. Ni con las propias ausencias uno se familiariza con el puto final drástico, para siempre y para todos.

Salud.

Juanjo dijo...

Realmente la vida es así. Escribe todos los días algo, aunque no lo parezca. Un día te trajo a Nick como si nada, y después se lo lleva sin más explicaciones. Aunque, la verdad, alguien que deja huella nunca se va del todo, por mucho que nuestra escritora se empeñe.

Un abrazo.

JOAKO dijo...

La muerte siempre conmociona, y nos recuerda que...