23 de septiembre de 2009

El bar de Sergio

El bar de Sergio forma parte de lo cotidiano en mi vida desde hace un año más o menos. Es lo que tiene que haya un bar entre el metro y la librería (y cuesta abajo).
No todos los días, pero de vez en cuando paso a tomarme un café con leche antes de abrir la tienda (y si las sábanas se me han pegado, aprovecho para desayunar: bollo o barrita de pan con tomate).
Me gusta comenzar el día en el bar de Sergio. Precios económicos (es un bar-concesión de una escuela de música), buena música y buen ambiente. Además Sergio es uno de esos tipos que emana energía positiva. Cuando me voy siempre me regala un ¡Que tengas buen día Mariano! Y no sé a vosotros, pero a mí me parece una maravillosa manera de empezar la jornada laboral.
Capítulo aparte son los habituales y las habituales. Me abstendré de hablar sobre las estudiantas, que luego mi musa me castiga con…, me castiga (y ganas no me faltan, de que me castigue no, a ver si leemos un poquito con atención, ganas de hablar de las…, bueno, mejor lo dejamos).
Entre los habituales del último mes hay dos obreros. Bueno, más que obreros creo que son jefe de obra y ayudante de obra, pero tampoco podría asegurarlo (ni aportaría nada a la narración, si es que esta narración aporta algo). En lo que yo desayuno, ellos suelen apretarse un café solo, cuatro cigarrillos (cada uno) y un chupito. Hoy me he hecho una lista mental de cosas que me comería/bebería a esas horas antes que un chupito: cuando he llegado a la CHE, de chuletón-como-el-que-me-comí-en-Asturias-estas-vacaciones, he parado. Lo más gracioso es que mientras que se bebían el chupito estaban hablando de riesgos laborales. No sé si hablaban sesudamente sobre ellos o se los estaban pasando por el forro (en coherencia absoluta con la ingesta). Es lo que tiene estar medio sordo, que oigo tiros pero no sé de dónde vienen, que a veces ignoro la parte de verdad y oigo la mentira, o viceversa.
Hace poco, y en el mismo bar de Sergio, comencé un relato que se llama “Castellana con hielo”. Sí, avispadillos, simplemente inicié un retrato zurdo de los míos sobre un cliente que pidió eso, un Castellana con hielo, sólo que el retrato se me fue de las manos y acabó en relato. Sin moralinas, como la entrada de hoy. No juzgo, simplemente reflexiono con lo que veo. Hoy ni eso, sólo describo. ¡Reflexionad vosotros, vagos! Algún día colgaré el relato aquí. O no.
Más de uno pensará que he roto mis vacaciones blogueriles para escribir una sandez, pero es que yo nunca prometí brillantez (cuanta ez, que no hez, para una sola frase). Los que me vais conociendo ya sabéis que soy más de impulsos literarios que de previsiones (en lo que se refiere al blog, me refiero, que para las novelas necesito hasta planning).
Pues ale, que me las piro hasta la próxima vomitona.
Ah, que se me olvidaba, y como diría Sergio, ¡Que tengáis un buen día!

20 comentarios:

Irreverens dijo...

Me gustan tus vomitonas... uy, no, mejor tus imprevisiones.
:)

¡Que tengas un buen día, Mariano!

(Y lo de los riesgos laborales, mejor se lo dejo a quien debiera tenerlos en cuenta de verdad...)
:S

Wen dijo...

HAce años desayunaba muy a menudo en un bar de ese estilo, de buen rollito, de los que el del bar te pone lo de todos los días sin tener que pedirlo y encima te invita a galletitas XD son una gozada, estoy de acuerdo contigo.
Por cierto, que yo de riesgos laborales ( que no laborables), entiendo bastante, por eso no bebo en el trabajo, bueno, menos en navidades, que nos apretamos ( me ha gustado, qué le vamos a hacer XD ), unas botellas de sidra bien majas todos los años... eso sí, no a las diez de la mañana XD
A mí me ha encantado la sorpresa de tu texto hoy :)

Y que tengas un buen día :D

Simone B. dijo...

Yo desayuno todos los días en un bar de esos, solo que en el mío abundan más las madres que acaban de dejar a sus hijos en el cole jaja..es una excelente forma de empeza el día ;)

Saludos

Amando Carabias María dijo...

Yo desayuno en casa, aunque se hunda el mundo. Pero como eso no es suficiente para quitarme las sábanas de la cabeza, me tomo un café en un bar que tenemos al lado, y en los que sólo tengo que pagar el café, siempre solo.
T pienso lo que Irreverens, me encantan estas v..., esto improvisaciones. Y mucho más que no te hagas caso a ti mismo.

Alena.Collar dijo...

Vaya un malqueda...
Se ibaaa...aaah..se ibaaa...desparecía y lo anunciabaaa...y de pronto; ¡zascatapúm, andapum pum!...va y vuelve que se había ido pero poco...
Y yo...
Pues que yo me alegro tanto, qué quiere que le diga, oiga...
Yo tenía antes un café así, en Argüelles. Aquí no, que desayuno en casita; ahora eso sí, le doy una "coba" al desayuno, que parece que está desayunando un alguien. (Un alguien importante,quiero decir).
Me gusta que des a conocer esos cafés. Es importante hablar de las gentes del Barrio; a menudo llevan toda la vida haciendo un trabajo oscuro y gris, pero forman parte de nuestra vida cotidiana. Un día deberíamos escribir la "historia de los grises" y hablar de todos ellos; el quioskero, la de la mercería, el del café pelín mas puesto, el del café sencillito y de siempre, el mercadito pequeño de la esquina...ese al que va doña Flora a pedir tres peras, dos plátanos y media docena de huevos, y el de allí la lleva el capazo a la puerta...
Joer, cómo me enrollo...

NoComment dijo...

Lo de los riesgos laborales es un tema complicado...depende mucho de la cultura y del pais, en los paises anglosajones, a pesar de beberse hasta el agua de los floreros,se lo toman en serio y beben después del trabajo ( y mucho)...en España pasan las latas de Mahou a la obra escondidas en las mangas del mono, cuando los veo,mi obligación es echarles por su bien y el del desarrollo de los trabajos, pero si les echas no cobran y a ver quien es el que les deja un día sin sustento, tampoco estoy para darles charlas morales ni advertencias, saben a lo que se arriesgan, se les informa adecuadamente y se les proporciona las protecciones individuales y colectivas apropiadas, pero la responsabilidad de cada uno no la rige ningún estamento ni normativa.
Besos y saluda al maldito poeta catalán si le ves por los madriles!

David dijo...

yo creo que los riesgos laborales o laborables son independientes del solysombra que te tomes a las 6 a.m.
Creo que antes de juzgar eso habría que juzgar el tener por encima a capataces ineptos que solo estan ahi...porque son el primo o hermano del propietario de la empresa... habría que preguntarse porque ciertas empresas (con bonitos logos y tal...) y que despues resulta que es llevaba por el listillo del pueblo...

Yo me he pasado más de 15 meses currando en el mercado de Cerdanyola.. y que el carnicero y el pescatero que llevaban desde las 3 levantados a las 6 se tomen el "cigaló" (carajillo) o el solysombra. O desayunen un filete (aqui lo llaman entrecot.. que es mas fisno) con guarnicion a las 8 am.
Irresponsables hailos en toos laos!!!

Mita dijo...

Qué castizos sois! jajajajjaj
Besitos a Sergio

vitruvia dijo...

Ainssss, pillín. Esto ha sido una entrada trampa, quesepasquelosé.

De lo de los lingotazos de buena mañana tendría yo pa escribir un libro.

escritores negros dijo...

Hola:

Hemos visitado tu página y pensamos que podría ser interesante intercambiar banners o enlaces con la nuestra.

Si estás de acuerdo, puedes visitarnos en Escritores Negros (http://escritoresnegros.blogspot.com) o ponerte en contacto con nosotros en escritoresnegros@gmail.com

Un saludo.

Alena.Collar dijo...

Es la segunda vez que leo aquí el segundo mensaje igualito que el anterior de escritores negros...
Y yo cuando veo los mensajes repes decido no ir.
Me gusta más la gente que dice algo aparte de promocionarse. Si no lo digo, reviento.
Y por cierto, a Escritores Negros: yo les recomiendo mi página que es divina de la muerte.
A gusto me he quedao, oyess...

mi nombre es alma dijo...

Tomando un cafe por la mañana en cualquier acostumbrado bar, se aprende que no veas.

Un abrazo

Deprisa dijo...

Claro que sí, un café solo y un chupito: el desayuno de los campeones.

Y el relato lo esperamos con impaciencia. O no.

Ehse de Deprisa.

Belén dijo...

Con que tenemos nuestra torre de marfil al lado de la librería eh????

Escritor, que eres un escritor!

Yo también tengo bar, también me pido mio cortadito con hielo, y también veo habituales que piden alcohol... lo malo es que hay una comisaría a unos 20 metros del bar :S dios en manos de quién estamos!

Besicos y que tengas un buen día!

JOAKO dijo...

Nos has censurado lo mas interesante del post...¡chicas que estudian música1 suena de lo mas sensual...y a cambio nos hablas de...¡Dos tíos que trabajan en la construcción!...me parece que tienes que revisar tus prioridades si quieres vender libros...por lo menos muchos libros...me he metido en un jardín...

Trasto dijo...

La castellana con hielo, si en vez de hielo lleva agua fresca, se llama "palomita".

Y si en vez de agua lleva café, se llama un "carajillo".

Y si en vez de café lleva coñac, se llama "solysombra".

Ná... culturilla bodeguera que tiene una.

Gracias por el "buen día". Lo mismo para tí.

Eva dijo...

A mi también me encanta observar a la gente pero mi marido me dice que soy una cotilla y no es eso joer.

NÚRIA dijo...

...mi Sergio particular se llama Chari y es la mejor dependienta de panadería k he conocido...a visto nacer a mis hijos y nos echamos unas charlas k no veas...mejor psicologa imposible ( mútuamente hablando )...

NÚRIA dijo...

...Ha visto...madremía con H...perdón...

Raquel dijo...

Habrá que ir al bar de Sergio, que a mí también me gusta mucho cuando la gente tiene muy buen humor y siempre te saludan o despiden con alegría. Claro, tambien habrá que ir a saludar a esos cuatro.
Besotes