18 de abril de 2009

Las siete de la mañana

Creo que he comentado más de alguna vez que tengo un reloj biológico de precisión suiza. Si lo he comentado ya, pues os aguantáis, y si no, pues también.
Cuando hablo de reloj biológico de precisión suiza no quiere decir que me levante todos los días a la misma hora sin necesidad de despertador, que eso sería más bien un reloj biológico de pacotilla. Me refiero más bien a que me despierto a la hora a la que me tengo que despertar, sea una hora rutinaria o extraordinaria. Y no os penséis que es fruto de profundos ejercicios de concentración antes de irme a la piltra, no. Parece que con poner en hora el despertador del móvil vale.
Pero es que estos días estoy descubriendo que además de precisión suiza, mi reloj biológico también es un poco Pepito Grillo, o lo que viene siendo un poco tocapelotas, porque llevo una semanita entera despertándome a las 7 de la mañana puntualmente, cuando mi hora de levantarme es algo más tarde (no diré cuánto algo para no herir sensibilidades). Entonces, diréis, ¡vaya mierda de reloj biológico que te despierta antes de tiempo! Pues no majetes y majetas. Resulta que hace unos días decidí que voy a empezar a madrugar para poder escribir algo por las mañanas, porque en los horarios civiles me es del todo imposible y tengo mis proyectos literarios casi paralizados. Decidí que empezaría después del día del libro, cuando mi actividad laboral vuelva a un ritmo normal (o eso espero), pero se conoce que mi reloj biológico se ha adelantado y pretende habituarme por las bravas a madrugar para que escriba.
Lo que me faltaba, con lo que ya me jode decepcionarme a mi mismo, como para ahora encima enfrentarme a la probable decepción que sufrirá el reloj biológico de precisión suiza de los cojones…

14 comentarios:

Alena.Collar dijo...

Ave María Purísima...
Yo no digo la hora a la que me levanto porque me perseguirían a gorrazo límpio...
Lo de tu reloj biológico es para llorar. Aunque sí te diría que si eso va en estímulo y apoyo a la escritura de tu nuevo libro: ¡así te despierte a las cinco!...
Ejems...
No sé yo las horas que decidirá el mío( el reloj,digo) de amanecida en la Sierra...lo mismo también indican algo.
Glups.

Wen dijo...

No te quejes coño, que eso es una suerte. Si además te despiertas descansado y relajado es una suerte indescriptible ya. Siempre gruñendo, siempre gruñendo , menos protestas y a escribir XD
( Me puedes mandar a la mierda con total tranquilidad )
Un besote :)

Yuria dijo...

Hola! Pues tienes un blog graciosísimo.

Te enlazo.

banderas dijo...

Pues no se si será bueno o malo eso... y es que aunque yo me despierto de buen humor y bastante activo mi mejor hora el por la noche... a pesar de estar cansado soy capaz de crear y escribir... el 99% de mis entradas han sido comenzadas más tarde de las 11 de la noche y terminadas pasadas las 12... con el cambio de día.

Biquiños/Bicazos ;-)

Amando Carabias María dijo...

A esto se le llama tener problemas comunes. No, no me refiero a lo del reloj. Lo del mío es una batalla perdida. El mío sólo para unas seis horas, el resto del tiempo siempre está ojo avizor. No a lo que me refiero es a lo del horario civil.
Mariano, te propongo que escribas a alguien con poder, para que nos autorice (a ti y a mí, sólo) un día con veintiséis horas, a los solos efectos de sacar adelante nuestro fantástico proyecto... (Cada uno el suyo, digo). Es que en Madrid está el verdadero poder. Aquí obedecen.
Un abrazo desde Segovia.

Alena.Collar dijo...

Anda!..
No hay derecho...¿yo no puedo tener proyecto fantástico y que me den esas 26 horas?...
¡Discriminassaaaooo!...
Me quejaré bien quejica a la Brigada para el Amparo de los Proyectadores Dufusos. (Que no difuminadores...)
Sus váis a enterar cuando esté en la Sierra....
Gggrrrrr

Alena.Collar dijo...

DIFUSOS.
Leñe, que hasta me hacéis escribir mu malamente...

Irreverens dijo...

Bueno, al menos el biológico ese no pita... que ya es mucho.

Expediente X dijo...

Vaya bromista que es tu reloj biológico, pues Mariano yo ya voy cogiendo hueco, porque por fin he empezado a leer tu novela, La tinta azul de la memoria, si un poco tarde, la culpa la tienen otros libros, si quieres ver la cara de los culpables visita mi blog, jeje!!. Hasta mañana a las 07:00 claro jaja!! >_- Saludos Zurdos de Javi.

Jovekovic dijo...

Yo me levanto a las seis,o antes, y no hay biología que valga, levantarse a las seis es siempre una mierda, salvo que llueva y pueda andar bajo la lluvia un poco, claro.

Jovekovic dijo...

Salud y República!!

Belén dijo...

Coño, que hijoputa!

(el reloj, no tu, pordiosytodoslossantosdelcielo)

Besicos

Mita dijo...

Es tu subsconsciente deseoso de escribir! Y para que enganarte,...la edad! ajjaja

Delpha dijo...

ojala mi reloj biologico me despertara siempre a las 7 am y no a cualquier hora despues del mediodia!!!