7 de enero de 2009

Para no cagarme en...

El vagón de metro hoy era un escaparate de regalos, una muestra interesantísima que permitiría a algún ávido encuestador/estadístico hacer un estudio sobre lo generosos, originales o acertados que han estado los tres reyes magos.
Hoy es el día en que mayor número de libros están abiertos por las primeras páginas.
Hoy mucha gente mira más para abajo de lo habitual. Los zapatos nuevos les aprietan o les rozan o les bailan. O lo que es peor, hay que protegerlos de los patosos, de los zapatones, de los descuidados que pueden pisarles e inaugurar ante de tiempo el historial de rozaduras y manchas de sus zapatos.
Hoy hay mucha gente con la ropa de una talla más grande que no cambiarán por no desairar a Melchor. Y mucha gente con la ropa de una talla más pequeña que no cambiarán por no desairar a Gaspar. Y mucha gente con ropa de colores estridentes y diseños atrevidos que no cambiarán por no desairar a Baltasar. Mañana esas ropas grandes, pequeñas y estridentes dormirán el sueño eterno en el cajón de “me lo volveré a poner para una ocasión especial”.
Hoy hay mucha gente con los bolsillos abultados, llenos de tiques de regalo para descambiar (que aunque es un verbo raro existe) o con algún billetito euril de más, producto de familiares con pocas ganas de esforzarse en el regalo o con alopecia imaginativa.
Hoy hay mucha gente con cara satisfecha. Pero también hay muchos insatisfechos: de los patológicos que jamás se conforman con nada y de los insatisfechos sin costumbre de estarlo.
Y hoy hay muchísima gente, quizás aun más, que está terminando un libro que se compró en la Clandestina hace semanas, que no estrena zapatos, que lleva la ropa de su talla y de su gusto, que no tiene que cambiar regalos ni dispone de un dinerito extra para auto-regalarse, que no están ni más ni menos satisfechos o insatisfechos que ayer ni que mañana.

Y hoy escribo esta tontería para no cagarme en el estado de Israel, para no cagarme en los EE.UU. (compinche necesario) y por no cagarme en personas como el director del ABC que esta mañana (o un tertuliano ayer en Hora 25 en la Ser) seguían justificando la masacre de Gaza por la actitud de Hamás.

11 comentarios:

Irreverens dijo...

Puestos a cagarse, yo me cagaría en muchas más cosas/personas, pero sí, mejor vamos a dejarlo aquí.
;)

Yo me he llenado de libros y llevo pantuflas nuevas de estar por casa. Calenticas, calenticas, oyes. Y de color naranja.
:D

Besos, Zurdo.

geminisdespechada dijo...

y yo sin regalos, sin visitaros, sin poder ver esas imágenes.. :(

Jovekovic dijo...

Ya me cago yo por tí, no te preocupes.

Wen dijo...

cágate cágate, que es muy saludable y tu vesícula te lo agradecerá.

Mita dijo...

Es terrible lo que está pasando, van a hacer una limpieza de raíz. Ojalá llegue pronto alguna negociación por parte de un país árabe.
Es un infierno, ojalá abran las fronteras, permitan una mayor entrada de ayuda humanitaria, no sé...

Beatriz Fernández dijo...

PERSONAS disfrutando (o no) de los regalos de unos reyes generosos.
PERSONAS que han tenido unos reyes cargados de bombas, de muerte, de sangre.

Maldito contraste.

CARPE-DIEM dijo...

Cagate, Mariano, CAGATE!!
Si no lo haces tú, lo haré yo.
Basta ya! Hasta cuando este horror?
____________

Un abrazo,Mariano,(sigo a la espera de Blogs de Papel,creí que me lo traerian los reyes...estoy impaciente por que llegue.

Belén dijo...

Yo los llenaría de diarrea, por dios... hay niños ahí...

Besicos

Mariano Zurdo dijo...

Irreverens, pues disfruta de los libros con los pies calientes, ¡sortuda!

Geminisdespechada, pues visítanos mujer, y uno de los problemas solucionados...

Jovekovic, gracias compañero, no esperaba menos de ti.

Wen, la vesícula no lo sé, pero la mala leche seguro.

Mita, por desgracia no tengo esperanzas de que el imperio yanli-judio ceda, pero habrá que esperar...

Beatriz Fernández, desde luego, asqueroso y maldito contraste.

Carpe-diem, pues mira, aprovechando ya me cago en Correos. Estoy desesperadito porque os mandamos los libros hace un montón y están llegando con cuentagotas. Espero que no tarde, leches.

Belén, es absolutamente intolerable.

Estilografic.blog dijo...

No; si todavía habrá que agradecerle a Israel la tres horas de tregua, yavestú.

Raquel dijo...

Es alucinante lo de Israel y el apoyo incondicional que EE UU le ofrece. Increíble cómo hacen lo que les sale de donde les sale...

Siempre digo descambiar pero me dicen que no, que no debo, porque si descambias deshaces el hecho de cambiar. Qué loco. Me hace gracias escuchártelo decir ahora.