9 de enero de 2008

El Café Comercial

Yo soy uno más de los prototípicos madrileños capitalinos (concretamente más de tres millones de ejemplares) que está todo el día protestando sobre la vida en Madrid pero que no me iría ni raptado. Que si los atascos, la sanidad, el transporte público, la carestía de la vida, la educación, la polución, los manifestódromos, los parquímetros, los impuestos, la suciedad de las calles, la violencia... Bonito panorama, ¿no? Entonces, ¿Estamos todos locos o qué? ¿La amplia oferta de cines, teatros, restaurantes, bares justifica esa incapacidad de destete madrileño? ¿El bullicio y la vida acelerada son adictivos? ¿Tienen razón los que constantemente apelan a las distancias cortas, a la calma, al silencio, a la calidad de vida, a los productos naturales y la comida casera cuando nos dicen, como bien recuerda Clandestino, “en Madrid no tenéis de esto” con una sonrisa que a veces pretende denotar cierta superioridad?
Yo, que soy especialista en comerme la cabeza por todo y sobre todo, que reflexiono hasta el aburrimiento (hasta el autoaburrimiento, porque el aburrimiento al que someto al prójimo se sobreentiende), que debato hasta cuando estoy de acuerdo con los contertulios, yo, en definitiva un humilde filósofo del asfalto, le he dedicado muy poco tiempo a pensar por qué me gusta tanto Madrid. Y no lo voy a hacer ahora, aunque esta entrada parezca el intento un tanto torpe de reflexionar sobre los pros y contras de la vida en Madrid. Yo, aparte de filósofo del asfalto, es que soy muy disfrutón de las pequeñas cosas, y eso me hace vago a la hora de buscar grandes planteamientos ni de justificarme parapetado en arduas y sesudas teorías.
Creo que más de una vez he comentado que me encanta pasear por las calles más céntricas de Madrid cuando están atestadas de gente. Me incorporo a empujones a la marea y camino muy lento, todo lo despacio que se puede andar sin estar parado. Dejo la mente en blanco y me dejo adelantar por la ciudad. Voy sin prisa, a veces sin rumbo. Y me relaja, me relaja mucho. ¿Es que acaso alguna vez he dicho yo que no soy rarito? Pues eso.
Creo que los asiduos ya estáis acostumbrados a mis introducciones largas y, casi siempre, innecesarias para lo que es la entrada en sí. Y hoy vuelve a pasar, porque en realidad quería comentar algo que viví ayer por la tarde y que me recordó mucho a la
entrada de ayer de Vitruvia. Si ya digo yo que la blogosfera es como el libro gordo de Petete, que enseña a la par que entretiene. A la salida del trabajo quedé con una amiga mía. Para hacer tiempo me metí en el Café Comercial, que está en la Glorieta de Bilbao. Para el que no lo conozca, es uno de los cafés más antiguos de Madrid. Aunque la fama tertuliana se la hayan llevado otros cafés más intelectuales de la capital, siempre hubo y aún hay animadas tertulias y cierto ambientillo literario, dependiendo del día y de la hora. Ayer me senté, pedí un café con leche y deposité mis pertrechos literarios sobre la mesa (libro que estoy leyendo, cuaderno y bolígrafo, sí, de tinta azul). Fui intercalando lectura y escritura a la par que transité desde el café a la cerveza. En uno de los descansos que hice para buscarla a ella tras los enormes y característicos ventanales del Café Comercial, me di cuenta de que aproximadamente la mitad de los clientes estábamos leyendo o escribiendo). Y en ese instante de placidez, me acordé de Vitruvia, de ese rinconcito que ha encontrado en Redondela y en el que se va a dedicar a ella misma un ratito al día, y decidí que yo iba a hacer lo mismo con este rincón madrileño, y al menos una vez a la semana iré allí, pediré un café con leche, sacaré mis pertrechos literarios y escribiré a mano, como a mí me gusta, las líneas de mi nueva novela.
He estado centenares de veces en el Café Comercial, pero ayer cobró otra dimensión. No sé por qué. O sí.
Ah, y me gusta Madrid porque aquí vives tú.

58 comentarios:

wen dijo...

Recuerdo un día en el café comercial.. cuánto humo, madre mia. Vi un idio ese día, un indio americano de los de verdad, solo que vestido normal, qué curioso recuerdo :)

Yo no viviría en Madrid ni aunque me regalaran un piso, pero entiendo, entiendo.

Mariano Zurdo dijo...

Wen, pues a eso precisamente se reduce mi análisis, que cada uno se encuentra cómodo en un sitio. Sin más.
Y visto lo visto le regalaré el piso a otra...

Irreverens dijo...

Creo que nunca he estado en ese café. Me lo apunto.
:-)

Ahora sólo falta que una pueda estarse un buen rato en un café sin salir luego apestando a húmedo y con los ojos y la garganta irritados... (una de mis sempiternas reivindicaciones, lo siento).

Lo de sentirse cómodo en un sitio, creo que nos acabamos adaptando a todo. ¿Quién me iba a decir a mí que acabaría viviendo en Vigo? Yo, que buscaba una casa vieja en el Pirineo...

¡A disfrutar de nuestros rincones a leer y a escribir!

Besitos

Irreverens dijo...

Mariano, rey, que pincho en el vínculo de Café Central y me sale una página de la Wikipedia con error.
;-(

Irreverens dijo...

jajajaja, ay, qué bueno, acabo de releer mi primer comentario y he escrito "apestando a húmedo" en lugar de "a humo", jajajaja.

¿Será por la humedad que tenemos estos días en Vigo?
XDDD

Estoy fatal...

maite dijo...

también me gusta Madrid porque allí vive El, snifff, snifff!!!

Mariano Zurdo dijo...

Irreverens, solucionado lo del link (creo). Pasé por alto lo del húmedo por razones obvias, vamos huyendo del chascarrillo facilón, que mola un montón. XD

Mariano Zurdo dijo...

maite, no hay imposibles, sólo dificultades gordas. ¡Ánimo!

Estilografic.blog dijo...

Pues yo me tomé ayer un café que debía ser más antiguo que El Comercial, porque sabía a rayos y centellas.

Wen: tras leer tu comentario, una duda me corroe: ¿cómo sabías que era indio si iba vestido normal? No me digas que por las señales de humo.

Mariano Zurdo dijo...

Estilografic, Wen sabía que era indio porque vestía normal, osea, del Atleti.
En cuanto a lo del café, creo que con la Wii sale un capuchino riquísimo...

wen dijo...

Estilografic, quieres decir que tu no reconocerías a un chino vestido de armani o a un negro vestido de sport...?

Estilografic.blog dijo...

Wen: depende, si hay mucho humo...

Mariano Zurdo dijo...

Clandestino, te fastidias, mira que pedazo de blog cultural que tengo y sin ponerme la chaqueta de pana...

vitruvia dijo...

Jooooo, yo quiero vivir en Madrid. No es que no me guste Redondela, que me encanta, es que me encantaría poder ir a todos esos sitios-museos-conciertos-taetros......

Estil, Mariano está a un tris de quitarte el sitio de ser mi otro yo, porque ¡madre mía! esta entrada parece mía, quiero decir, sacada de mi pensamiento. Por cierto, y siguiendo este hilo intelectual que está tomando la entrada, ayer te olvidaste de un "gori" en mi blog. ¡Ah!, no, calla, que ya lo has puesto hoy. Perdona, perdona.

banderas dijo...

Pues yo guardo un recuerdo similar de mis cafecitos de las tardes de lunes durante mis años "compostelanos" en el café "O Galo D´ouro"... con su ambiente en penumbra, su vieja gramola con "singles" de "vinilo" (Nights in white satin, Hotel California, Adagio de Albinoni, Canon de Pachelbel, etc.) mientras esbozaba sobre papeluchos unos borrones con aspiraciones poéticas. Snifff!!!

Nota: tengo que volver a escribir, tengo que volver a escribir, tengo que volver a escribir, tengo que volver a escribir, tengo que volver a escribir...

Bicos ;-)

Mart@ dijo...

Uffff qué cierto que todos los madriletas nos quejamos de lo mismo... ¡pero como para no quejarse!¡si sólo con los agujeros que tenemos de vez en cuando por la M30 y por las propias calles se podría rodar una película simulando estar en la luna! Nada, nada... yo me voy a un sitio con playa y buenas vistas jajaja... oye, por soñar que no quede.

Me gusta la idea de que tengas tu "rincón especial" para olvidarte de todo y simplemente disfrutar. Me parece muy bien y te digo por experiencia que las sensaciones que se tienen son muy gratificantes.

Un besazo enoooorme

Mariano Zurdo dijo...

Vitruvia, es que Estili y yo somos uno y si te unes tú seremos trino. Joder, qué lío, jamás entendí lo de la palomita...
Banderas, ¡escribe coño!, que el mundo está carente de borrones con aspiraciones poéticas.
Mart@, vaya vaya, pues aquí no hay playa... Perdón, perdón. que poco culto me ha quedado este último comentario, leches.

vitruvia dijo...

Vuelvo, y te releo tranquila, sin las prisas del primer comentario, y descubro que pasé por alto toda la enjundia de esta preciosa entrada, y me congratula saber que he estado en el Café Comercial, aunque sólo sea en esencia, a través de tu pensamiento. Acabo de descubrir una nueva manera de viajar, sin equipaje, sin más itinerario que el marcado por el pensamiento de quien te transporta, y me parece absolutamente gratificante viajar así.
Un beso y gracias.

Carlos Añejo dijo...

Estoy con Estilografic, ¿cómo sabías que era indio si no iba vestido de indio?. Porque a ese que dices que es chino y va vestido de Armani le conozco yo, y no es chino, es japo.

A mi me dice alguién "¡mira, un tirolés!" y como el tío vaya vestido de torero no me creo que sea tirolés, pensaré que es español, que todo el mundo sabe que los españoles vamos por la vida vestidos de torero.

Además, era indio no vale como información ni como curioso recuerdo... ¿era indio Cherokee, navajo, sioux... tal vez el último mohicano... quizá el penúltimo apache?.

Bueno, da igual, en cualquier caso si vas al Café Comercial, Mariano, cuidado con los apaches.

Mariano Zurdo dijo...

Vitruvia, sí, sí, todo muy bonito pero te largaste sin pagar y tuve que ponerlo yo. Tendrá cara la tía, hombrepordios...
Náufrago, y con los apalaches y con los apapaches. Hay que ir con un cuidadito...

Estilografic.blog dijo...

Gracias por tu apoyo, Náufrago. Además, Wen, al chino se le reconoce porque si le miras la etiqueta del traje pone "Almani"

wen dijo...

Jolin, por qué todos os meteis conmigo por lo del indio? Era un indio, era evidente, por sus rasgos, su color, sus ojos...esas cosas se ven joe.
Y Náufrago, el otro sí era chino listillo... que eres un listillo... que le he oido hablar.. y ya sabes que yo soy políglota y diferencio el chino mandarín del japonés a la perfección

Nosotras mismas dijo...

Pasaba a saludarte y desearte feliz 2008.

Un abrazo

Estilografic.blog dijo...

Wen: fumemos pues la pipa de la paz todos a una.

Mariano Zurdo dijo...

A ver revoltosillos, Estili y Naufraguín, no meterse con la niña que está griposa. Si dice que era un indio americano pues era un indio americano, que no tenga que volver a poner orden...

Nosotras mismas, feliz año para ti también.

Carlos Añejo dijo...

Vale, vale, Marianin, era un indio americano con americana.

De nada, Estilografic, pero apaga esa pipa, ¡insensato!, que a las señoritas les molesta el humito.

princesadehojalata dijo...

Viví un año en Madrid, año que además pasé bastante recluida estudiando el MIR.
Recuerdo la sensación de ver el telediario y sentirme "allídonde estabanpasandolascosas", en el meollo. También recuerdo la sensación de volver a casa los sábados de madrugada, tumbarme en la cama boca arriba, todavía vestida, feliz, sintiéndome viva como creo que no me había sentido hasta entonces. No sé, viva por fuera.
Madrid me encanta, es una ciudad a la que tengo que ir de vez en cuando, si no me da mono.
Besos zurdos.

Mariano Zurdo dijo...

Princesadehojalata, lo que está claro es que Madrid no suele dejar indiferente a nadie, ni para bien ni para mal.

wen dijo...

Después de leer el comentario de princesa de hojalta no se... me he sentido un poco culpable e hipócrita... porque jope, cuando estoy fuera de Madrid y todo el mundo se mete con ella, yo la defiendo con todas mis fuerzas.. y supongo que es porque no odio Madrid, de hecho antes hasta me gustaba. Es verdad que hay ciudades que me gustan más porque son menos agobiantes.. pero rotundamente no odio Madrid, odio cómo está Madrid de destrozada, de maltratada, de desmejorada....la verdad es que me pone de los nervios y me duele.
Ala, ya lo he dicho. Si alguien me lo recuerda en el futuro negaré haber dicho esto XD

wen dijo...

Por cierto, Mariano, gracias por defenderme de este par de desalmados que me ridiculizan y se meten conmigo... que soy mas pequeña y estoy malita!! hombrepordios... que estamos perdiendo ya los papeles o que? XDD
Sanciónales

Estilografic.blog dijo...

Preocupado me hallo, Wen, que hemos abusado de nuestra superioridad al no estar griposos. Razón tienes, dejaremos de hacer el indio entonces.

Por cierto, no es por fastidiar, pero en tu primer comentario has puesto "idio".

wen dijo...

(Wen sets mode puchero ON) Marianoooooooooooooooooooooooooooooo

Mariano Zurdo dijo...

Estilografic, castigado a la cama y sin cenar, hombrepordios. ¡Gensanta como está la adolescencida!
Wen, ¿decías algo de Madrid? Creí escuchar a un lindo gatito...

AdR dijo...

Bueno, yo sí me iría de Madrid, a mi pueblo claro, si hubiese el mismo tipo de trabajo. Pero una cosa tengo segura. El día que me vaya (porque lo tengo muy claro ,que tendrá que pasar) volveré un par de veces cada trimestre, porque esta ciudad tiene algo que me tiene hechizado

Un abrazo

Mariano Zurdo dijo...

Adr, es que los orígenes también tiran mucho. En mi caso es que mi pueblo es Madrid, así que me parece que estoy atrapado...

cov dijo...

Vale, entonces ya sabemos cómo quedar con Vitruvia y Mariano. Bien, bien, eso de viajar por España también va a tener una nueva dimensión.

Saludos!

Mariano Zurdo dijo...

COV, podemos editar una guía de rincones favoritos en los que encontrar a los blogueros. Estaría chulo, jajajaja

Jovekovic dijo...

En Barcelona no hay cafés, hay bares de diseño, me cago en los pijos!!!

Mariano Zurdo dijo...

Jovekovic, es cierto, en esas cosas si que se diferencian Madrid y Barcelona. A mí me gustan mucho los cafés, tanto para tomar algo por la tarde como por la noche.

vitruvia dijo...

Mariano, esas intimidades no se cuentan, hombrepordios. Cómo te pones por un descafeinado de nada. Ahora mismo te extiendo un cheque. Ainssssss

Mariano Zurdo dijo...

Vitruvia, ¿descafeinado? Glub, uy, perdón, creo que te he confundido con otra...

wen dijo...

Sí hay cafés en Bcn... no se de dónde sacais eso... Supongo que depende de los barrios habrá más o menos... pero sí que los hay...
Cómo me duele la cabeza jope

Belén dijo...

Me llevaras Mariano?

Por favor dime que si!

Nos tomamos en café, nos ponemos a hablar y quien sabe? igual hasta se nos hace de día ;)

besos

Vitote dijo...

En Salamanca hay sitios para todo, pero pudiendo leer o escribir en Anaya, Los Bandos( que nos la van a demoler para poner un parking), uno no se mete en un café...a no ser que el frío apriete. Esos sitios hacen a Madrid Madrid, y los bares en los que mueres para renacer a Salamanca Salamanca.

Estaría bien una blogtertulia o una blogfetería...

A cuidarse

mgqeaol dijo...

Pues cuando saques un ratito entre tanto escribir, me llevas no? Besitos

leo dijo...

Jo, Mariano, pasaré mirando a partir de ahora, que vivo muy cerquitaaaaaaaaaaaa.
Pero creía que ahora no dejaban fumar dentro...
Es un buen sitio para empezar una novela...
Besotes, madrileño.

Mariano Zurdo dijo...

Wen, hace mucho que no voy a Barcelona, la verdad, pero no los recuerdo tanto como por Madrid.
Belén, ¡eso está hecho! A ver si organizamos un encuentro de una vez...
Vitote, cada sitio tiene su manera de perderse y renacer...
mgqeaol, es que tengo mucho que escribir. No sé, no sé...
Leo, pues ahora que lo dices no sé si se puede fumar o no, porque como yo no uso... Lo mismo algún día nos cruzamos y todo, XDDD

Desesperada dijo...

vaya, habláis de rincones para leer tú, vitru y sallanword el mismo día... curioso.

cuando vivía en madrid iba muchísimo al comercial, pero, más que leer, observaba a la gente!

James Joyce dijo...

Algo tendrá Madrid cuando hay tanto enamorado, cuando Sabina (el más golfo de la noche madrileña) le canta y no quiere dejarla. A mí me gustaría vivir allí una temporadita, como en tantas otras ciudades que prometen ser interesantes. Pongamos que hablo de Madrid, Praga, Lisboa...

Un abrazo zurdo

Irreverens dijo...

James, lo de Praga es muy acertado, por cierto. Maravillosa ciudad.

Yo incluyo los cafés de Berlín. Para quien no los conozca, que tome nota por si algún día visita esa ciudad.
:-)

Mariano Zurdo dijo...

Desesperada, desde luego es un magnífico sitio para observar. Se puede observar la calle por sus enormes ventanales y la vida interior del propio café. Un día me pasé la tarde observando a un señor bastante mayor escribiendo con su pluma en unas cuartillas desvencijadas.
James Joyce, a mí tampoco me importaría vivir en otros sitios que conste, pero para regresar.
Irreverens, es que Berlín es una ciudad muy especial. Yo estoy deseando volver.

Besitos/azos a todos y a todas

deka dijo...

Y yo que no sé donde poner "el huevo" a mis 26 veranos. Marbella lo único que tiene es mar. Madrid me encanta, pero le falta el mar... Supongo que el Estado, y su sistema de colocar a funcionarios, se encargarán de ponerme en algún sitio (o al menos pa eso estudio) porque yo es que no me decido... :S
Quiero un café! ;)

Mariano Zurdo dijo...

Deka, a veces viene genial que tomen decisiones por nosotros, jajajajaja. ¿El café solo o con leche?

deka dijo...

El Café que yo quiero es un rinconcito en el que evadirme, leer, escribir... que de esos si que no hay por aquí :( Claro, como lo he puesto en minúscula... Pero, ya que te pones... un mitad, como lo pedimos por aquí! ;)

Mariano Zurdo dijo...

Pues nada, Deka, que encuentres tu rinconcito para evadirte y leer/escribir. A veces el mejor rinconcito está en la propia cabeza, y tiene la ventaja de que se transporta con facilidad a todas partes. XD
¡Marchando un mitad!

Pluskys dijo...

La verdad que cada vez me gusta menos Madrid. Es cierto que siempre he vivido, y vivo, en el Sur de la capital del reino (uy, perdón), y soy de los que ven Madrid como el sitio donde vas a trabajar, al teatro, y poco más (ya ni de compras).

Y en cosa de un año, estaré más, y más, al Sur.

Un abrazo.

Mariano Zurdo dijo...

Pluskys, pues ojalá que cada día estés más cerca de ese sur si es donde quieres estar. A pesar de esta entrada, sé que yo podría vivir en muchos y muy diferentes sitios porque me adapto bien a las nuevas condiciones, pero no haciendo falta...

illeR dijo...

Pues en Sevilla no hay cafes literarios peeero....


"Aquí no hay distancias, no es como Madrid”

“Esto es otra cosa, no como en Madrid”

“En Madrid tenéis que estar locos, menuda vida”

:P :P