5 de diciembre de 2007

¡Arreglen las escaleras mecánicas!

Hoy tampoco funcionaba la escalera mecánica de bajada del Metro. Por tercer día consecutivo. Por enésimo día discontinuo. Delante de mí, bajaba una señora mayor y gruesa. Escalón por escalón. Como si cada uno fuera una escalera completa. Trasladando de uno a otro su pesado cuerpo con mucha cautela, como si estuviera bajando de la cima del Aconcagua con zapatos de plataforma. Con la plataforma desgastada. Su marido la esperaba abajo con gesto enfurruñado. No he sabido interpretar si estaba enfado por la lentitud en el descenso de su señora esposa, o si el cabreo era por ver a su mujer sufriendo a las penurias diarias a las que ya nos tienen tristemente acostumbrados. Por lo que se ve, los presupuestos del Metro no contemplan el impacto de los fallos de sus instalaciones en el día a día de las personas mayores y de las personas con movilidad reducida. Coincido casi todas las mañanas con un chico que tiene parálisis cerebral y para él, bajar a pie, ya no es bajar el Aconcagua, sino subir por la pendiente de Sísifo pero cuesta abajo.
Como decía, he bajado detrás de una señora mayor. Y me he acordado de la yaya Pili. No es extraño, porque me acuerdo mucho de la yaya Pili, y eso que hace ya años que ya me falta. Y del yayo Julio que murió cuando tenía yo 6 años, demasiado poco tiempo para disfrutar de él, pero suficiente como para guardarlo en un rincón privilegiado de la memoria y dedicarle el comienzo de mi siguiente novela. Mi abuelilla no cogió apenas el metro desde que cumplió sus lozanos ochenta. Estaba mal de la cadera, y para ella era casi misión imposible pasar en décimas de segundo, y en escasos centímetros de espacio, de la realidad estática del suelo al vertiginoso ritmo de las cuchillas cortantes que suponen los escalones mecánicos para alguien de andares torpes. Se quedaba quieta al borde de la escalera, adelantando y retrocediendo su pie vacilante como si caminara en el filo del precipicio y temiera apoyarse en toneladas de vacío. Se apoyaba en mí o en quien la acompañara y al final lo conseguía. Yo creo que hasta cerraba los ojos para no verlo, como si se lanzara en paracaídas desde un avión en llamas. Y quedaba el final de la aventura: bajarse en marcha de la escalera mecánica. Y aunque físicamente era todavía más difícil, por aquello de la deceleración de los cuerpos y de que los frenazos bruscos para ella eran como si un luchador de thai le diera una potente patada circular en su maltrecha cadera, todo quedaba facilitado por el nulo margen de decisión. La duda es la que nos paraliza, el grado de incertidumbre es el que nos convierte en flanes cimbreantes. Podía decidir no subir a la escalera si en un momento dado no se atrevía, pero una vez decidido y subida, no podía decidir bajar o no bajar. No le quedaba otra que intentar hacerlo con el menor daño posible. E imaginad que lo malo de entrar en el metro es que tenía que salir. Una aventura con más partes que las de Indiana Jones.
Pero para la yaya Pili todavía era peor que se estropearan las escaleras mecánicas, porque bajar andando no era improbable, era imposible.

Y sí, esto es una protesta en toda regla. Una pataleta matinal. Es una queja amarga hacia los poderes públicos madrileños. La Comunidad de Madrid es una máquina de privatizar servicios. Por parte de la señora Esperanza Aguirre, porque entra de lleno en su filosofía político-económica, filosofía entroncada con la virtud de enriquecer y favorecer a empresarios de su entorno. ¿La última? “Recomendar” a los colegios la compra de banderas de España a una de las empresas más caras de las que entraron en concurso. Por parte del señor Alberto Ruiz Gallardón, ese gran tocomocho que según parece encandila con sus buenas formas, por lo mismo y porque basa su éxito en el despilfarro presupuestario que dejó las arcas de las consejerías tiritando y que está llevando las arcas de las concejalías por el mismo camino. La maravillosa M-30, su buque insignia, va a repercutir en el día a día de los madrileños durante décadas. Para financiar una obra que se ha encarecido de forma salvaje (y que ha pasado a demasiadas manos privadas por la incapacidad de hacer frente a la realidad que maquillaron en el primer presupuesto) el alcalde está privatizando todo lo que se menea. ¿Un ejemplo? Los servicios de limpieza. ¿Consecuencias? Algunos barrios de Madrid son una auténtica pocilga, con la colaboración inestimable de los vecinos, claro está.
El Metro, responsabilidad compartida por todo el consorcio de transporte, es uno de los mayores agredidos. Se han reducido el número de revisiones técnicas y cualquier usuario lo puede constatar con averías y retrasos diarios.
¿Lo más grave? Que tras estas decisiones políticas que empeoran los servicios, están las personas que tienen que utilizarlos. Como la señora mayor y gruesa de esta mañana. Como el chico con parálisis cerebral de todas las mañanas. Como la yaya Pili.
¡Arreglen las escaleras mecánicas de Herrera Oria!
¡Arreglen todas!

36 comentarios:

Belén dijo...

Nada nada... ponte unas bolas chinas y ya verás lo bien que las bajas mañana :)

Herrera Oria eh? la línea nueve... esa la cogía yo para ir a hacer el curso último que hice... que tiempos aquellos! quien sabe, igual hasta nos veíamos en el metro...

Nunca hacen nada bien estos alcaldes, si yo te contara lo que hay en Zgz... en fin...

Besos!

Estilografic.blog dijo...

Y qué me dices del locutorio de la estación de Plaza de Castilla, hombrepordios, que está todo el día hecho un asco.

Por cierto... no sé que más te iba a decir.

wen dijo...

Cuando era pequeñita vivía en el barrio del pilar XD qué curioso.
En cuanto a lo del metro solo puedo decirte: Lo llevas claro. Lo del metro de madrid es una verguenza, pero qué quieres que te diga, es lo que los madrileños se merecen por votar a quien votan. Aunque para el resto de nosotrs sea una putada, tenemos lo ue nos merecemos, osea, una mierda pinchá en un palo.

Estilografic jajajajajajajajaja
jajajajajajajajajajjajaja

La interrogación dijo...

Pasta, pasta, pasta. A la Espe y al Gallardón ya no les mueve más que la pasta.
El metro es una mierda y no puedo entender como cuanto más moderno es peor funciona.
Pobre señora.
Besotes

http://vitruvia.wordpress.com dijo...

Mírale el lado bueno: te ha hecho recordar un poco más a tu yaya Pili.
Y a mi me ha recordado el impacto que me produjo, cuando llegué a Barcelona, ver lo limpias que estaban las instalaciones del metro allí, cuando las de Madrid daban verdadero asco. No sé cómo será ahora.

mgqeaol dijo...

Jolines zurdo. Me hace una novedad ver sólo 5 comentarios en tu blog. Esto de entrar temprano es lo que tiene. Muchos besitos

Mariano Zurdo dijo...

Belén, ¡seguro que hemos coincido por esas escaleras! Podemos hacer una competición de alcaldes incompetentes...
Estilografic, el locutorio está hecho unos zorros porque llegas tarde a trabajar. Madruga y dale un barrido, hombrepordios.
Wen, ¡hemos sido vecinitos! Y estoy de acuerdo con vos. Tenemos lo que nos merecemos.
Inte, ¡un poco de pasta basta Giorrrrrr! (perdón por la tontería).
http://vitruvia.wordpress.com, a mí me pasó lo mismo la primera vez que fui a Barcelona.
Y sí, siempre es un gusto acordarse de la yaya Pili.
mgqeaol, poquitos pero de calidad. ¡Mejórate rapidito!

Besitos/azos

Alberto dijo...

Pues Herrera Horia es una de las estaciones "más cuidadas", al menos hasta hace unos años cuando yo vivía por ahí. Aunque ahora la cojo a veces y es cierto que las escaleras mecánicas están casacadas con cierta frecuencia. Aunque en el metro de la Coma, cerca de ahí, el ascensor ha estado estropeado un año y eso que las primeras escaleras para entrar bajo tierra no son mecánicas.

Mariano Zurdo dijo...

Alberto, es que es un mal endémico del metro en sí. Hay estaciones y líneas que están especialmente mal, pero es un problema del servicio en general. Creo.

Alberto dijo...

Pues sí, el metro de Madrid es muy limpio y muy moderno, y bonito, pero la mitad de las escaleras no funcionan y el trayecto de una parada a otra es indeterminado. Yo todos los días voy a plaza castilla y cogiendo siempre el metro a la misma hora puedo tardar unos 15 o 20 minutos más de lo que dura el trayecto sin incidencias, dependiendo del día y de lo que se pare entre las estaciones. A veces llego prontisimo porque no se para, pero casi siempre llego con el tiempo justo.

Mariano Zurdo dijo...

Pues sí Alberto, sabes cuándo sales pero no cuándo llegas.
Yo vivo escenas de Tokio cada mañana en Núñez de Balboa.
Creo que voy a aprovecharlo y practicaré rubgy los fines de semana, porque tengo una experiencia en melés...

wen dijo...

Y tan vecinitos Mariano.... Sabes que yo estudié en el Valdeluz? XDD El de los curas, si si. Y mi hermano, mi primo, mi tio, mi padre.... en fin... generaciones XD
Por cierto, que cuando vivía en Bcn estaba encantada con el metro, y no solo con su limpieza que al fin de al cabo es lo de menos ( aunque importa) sino con su perfecto funcionamiento, aunque vayan al revés XD

Mariano Zurdo dijo...

Wen, me parto. Vivo a cinco minutos del Valdeluz, y todos los días cojo el metro allí, claro. XDDD

Estilografic.blog dijo...

Pues mi hermano estudió en el Herrera Oria y yo en el Rabindranath Tagore, que lo sepáis. ¿Se puede decir Rabindranath en este blog?

Mariano Zurdo dijo...

Estilografic, en este blog se puede decir de todo, pero que sepas que mi capacidad lectora me impide leer DEPISA y no he entendido ná de ná.

Raquel dijo...

Me uno a la protesta. Debe ser que quien toma decisiones desde el gobierno no tiene que coger el metro ni vivir lo que los demás tenemos que vivir.
Un abrazo

Mariano Zurdo dijo...

Raquel, cuando inaugura una estación nueva, aparece un tipo detrás del alcalde que sin ningún disimulo le pasa el billete de metro. Sólo falta que le expliquen a micrófono abierto como funcionan los tornos...

wen dijo...

Ala estilografic, menudo pijo estas hecho...
Mariano qué casualidades de la vida,vives en la cuidad de los piriodistas o por ahí, no?
Bueno, no daremos más datos que sino tus fans acosadoras lo tendrán fácil para encontrarte, secuestrarte y violarte repetidas veces y NO es eso lo que queremos, noo??? XDDDDDD

Mariano Zurdo dijo...

Wen, estoy por dar mi dirección hasta con las coordenadas del GPS...

leo dijo...

Lo flipo cuando dicen que el metro de Madrid es uno de los mejores del mundo. Y más aún porque, según parece, es cierto. ¿Qué pasará en los demás? Yo siempre digo que sale más a cuenta que ir a Port Aventura.
Besotes.
Pd.- Qué ternura tu forma de contarlo, la señora, tu yaya...

Iván dijo...

No visito muy a menudo el metro de Madrid pero las veces que lo hago no he tenido demasiada queja. Puedo hablarte del de Barcelona donde muchas de las estaciones no tienen ni siquiera escaleras. Pero creo que, en general, todo funciona relativamente bien.
Una de las cosas que más me ha llamado la atención del metro de Madrid fue las escaleras mecánicas de una de las estaciones. Plaza elíptica si no me equivoco. Para el trasbordo, y en una larga recta, había una rampa móvil. Como en los aeropuertos. Y, sin embargo, para salir a la calle todo eran escaleras fijas. ¿Despilfarro en unos sitios cuando hay necesidad en otros?

Estilografic.blog dijo...

Valdeluz caca.

maite dijo...

"metro de madrid vuela" creo recordar...

besos

AdR dijo...

:D Belén tiene razón, nos ponemos unas bolitas debajo y hala, a disfrutar, yo ahora me tengo que "chupar" (en el buen sentido de la palabra, si lo tiene) dos veces al día toda la línea 1 de metro... casi nada, oye. Si no me llevo las bolas esas me compro un yoyó.

Un abrazo
P.D.: Mensaje para Gallardón and co.: No tiene usted vergüenza (parafraseando a mi abuela)

James Joyce dijo...

Menuda colección de sinvergüenzas, y encima querrán gastarse el dinero del metro en banderas de España. Y ya puestos, con el aguilucho. Qué país!

Un abrazo zurdo

Mariano Zurdo dijo...

Leo, es que para la ternura siempre hay tiempo, como decía la canción.
Iván, falta de criterios y organización, sin duda.
Estilografic, muy mal, ¿eh?, muy mal. En mi blog no se puede decir Valdeluz...
Maite, jajajaja, la publicidad es la repera desde luego, recuerdas bien.
Adr, no, si al final me tendré que apuntar a lo de las bolas chinas...
James Joyce, y luego dicen que somos unos rogelios porque vemos una bandera y nos da alergia. Es que la utilizan de una manera que...

Rodros dijo...

El ser que se bajaba delante de tí era una señora mayor o era Fraga? Lo digo porque la descripcción de los andares es propia del "anadeo" de Fraga!!

Mariano Zurdo dijo...

Rodros, joder, pues ahora ya dudo... Se parecía sobre todo al que imita a Fraga en el programa de Buenafuente...

Desesperada dijo...

me gusta cuando te pones contundente. pero, como te aconseja belén, con unas bolas chinas verías todo mucho más mono, je je je. bicos, zurdo

Mariano Zurdo dijo...

Desesperada, yo creo que me las voy a pedir para los reyes magos, jajajaja

Desesperada dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Desesperada dijo...

me gusta cuando te pones contundente. pero, como te aconseja belén, con unas bolas chinas verías todo mucho más mono, je je je. bicos, zurdo

Alfman dijo...

cómo eran aquellas dos frases que me gustan tanto... ah si espera
"no son los nuevos trenes, es como me hace sentir"
respuesta: cabreo, deseperación, inquietud, más cabreo, mucho más cabreo, más desesperación y así sucesivamente...

y cómo era la otra? ah vale vale
"espe jode lo que somos"
nunca una televión autonómica tuvo mejor campaña publicitaria...

y lo de las escaleras... como expresarlo, pues va a ser pidiendo perdón primero y luego diciendo algo como
¡hijos de la gran puta!
con perdón otra vez

Mariano Zurdo dijo...

Alfman, ¡poeta!

cov dijo...

Ah, el transporte público, qué sería de nosotros sin el transporte público, con lo bien que nos lo pasamos contando y/u oyendo contar las desgracias diarias mil que en él nos ocurren?!!!!

Que qué sería de nosotros?

Pues que no padeceríamos del corazón, noshajodío!

Abrazos!

Mariano Zurdo dijo...

COV, yo desde luego perdería gran parte de mi inspiración, así que arriesgaré el físico en pos de los post.